Brasil cumplirá de manera anticipada compromiso con cambio climático

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva aseguró hoy que Brasil debe cumplir con cuatro años de anticipación su compromiso de reducción de emisiones de gases efecto invernadero.

Al intervenir en el Foro Anual Brasileño de Cambios Climáticos, en el Palacio de Planalto, precisó que desde la instauración del programa la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera bajó de dos mil 200 millones de toneladas en 2002, a mil 775 millones de toneladas, el año pasado.

«Si mantenemos ese ritmo y tengo la seguridad de que eso sucederá, la meta anunciada en la COP-15 (Conferencia de la Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, en Copenhague, en diciembre de 2009) será anticipada en cuatro años». La meta brasileña es de mil 700 millones de toneladas de CO2 en 2020.

Es decir, prosiguió, habremos reducido la deforestación en 80 por ciento en la Amazonía en 2016 y no en 2020 como habíamos previsto y destacó que «Brasil, viviendo un momento de gran crecimiento económico, tiene el menor índice de desmatamiento de los últimos 21 años».

Por ello, Lula afirmó que irá a la Cumbre COP-16, a realizarse en Cancún, México, en noviembre venidero, con la cabeza erguida, porque «somos uno de los pocos países que tiene resultados concretos a mostrar en esta área».

En tono irónico, el mandatario brasileño dudó de la participación en la cumbre mexicana de sus colegas de las grandes potencias mundiales, porque -señaló- «creo que, como no hay acuerdo, posiblemente nadie quiera exponerse». Sin embargo, Lula aseveró que su país quiere que la COP-16 tenga resultados y por ello se empeñará para que se consiga un paquete de compromisos entre las naciones.

Indicó que «así como Brasil está determinado a actuar -para combatir el calentamiento global- también está dispuesto a reclamar la contribución de los demás».

El canciller Celso Amorim, quien también participó en el Foro Anual, afirmó que Brasil no espera grandes acuerdos en la COP-16 y añadió que sería un mal ejemplo si Estados Unidos llega sin propuestas.

«Las expectativas para Cancún (México) son modestas. No esperamos llegar a un gran acuerdo», apuntó Amorim y refirió que uno de principales motivos para el pesimismo sobre la Conferencia radica en que Estados Unidos irá a la cumbre sin la aprobación de una ley nacional sobre el tema.

No obstante, consideró que en Cancún podemos tener pequeños avances, consolidar otros y evitar retrocesos en cuanto a los compromisos asumidos en Kyoto.

PNUMA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés