Morales pedirá en Cancún crear una Corte de Justicia para el cambio Climático

El presidente boliviano, Evo Morales, pedirá durante su asistencia a la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático la creación de una Corte Internacional de Justicia sobre Cambio Climático donde se puedan juzgar los delitos contra la naturaleza.

Así lo anunció en rueda de prensa el diplomático boliviano Pablo Solón, quien representa a su país en la XVI Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se desarrolla hasta el 10 de diciembre en el balneario mexicano de Cancún.

Solón confirmó la asistencia de Morales a la Cumbre del Clima, el próximo 9 de diciembre, donde además exigirá que se realice «una declaración universal por los derechos de la madre tierra».

La propuesta de crear un tribunal internacional responde a la necesidad de que los gobiernos «irresponsables con el cambio climático» deben ser merecedores «de una sanción y un juicio», explicó.

- Advertisement -

El funcionario alertó de que la irresponsabilidad de los gobiernos no solo va a provocar futuros genocidios sino también «el ecocidio», es decir, el crimen contra la naturaleza.

Solón advirtió además a aquellos países que están incumpliendo el Protoco de Kioto y emitiendo gases efecto invernadero por encima de sus compromisos que Bolivia podría «dar el paso legal» de demandarlos ante la Corte Penal Internacional.

Para restablecer el equilibrio del planeta, opinó que «lejos de ir hacia su monetización» tenemos que reconocer que la naturaleza tiene derechos que deben ser preservados.

También se quejó de que algunos países desarrollados firmantes del Protocolo de Kioto hayan anunciado que no apoyarán un segundo periodo de compromisos ya que en su opinión «tienen derecho a retirarse», pero mientras sean parte tienen que cumplirlo y avanzar hacia su continuación.

Solón expresó la preocupación de su país por la falta de avances en el incremento de ofertas de reducción de gases efecto invernadero (GEI) ya que se mantienen las mismas ofertas que el pasado año, con las cuales el aumento de la temperatura en el planeta superará los 4 grados.

A su juicio, en los países desarrollados en lugar de reducir las emisiones éstas se han incrementado entre un 7 y un 8 por ciento en relación a 1990.

Bolivia también se opone a los mecanismos que permitan a los países desarrollados comprar certificados, como bonos de carbono, en lugar de reducir sus emisiones.

Todo ello lo que plantea es que se seguirá tratando a la madre tierra como «mercancia u objeto de valor».

Para Bolivia, es fundamental que exista un segundo periodo del protocolo de Kioto, único tratado vinculante sobre reducción de emisiones que vence en 2012, y que para el país andino es imprescindible si se quiere garantizar un incremento de la temperatura del planeta por debajo de 1,5 grados.

PNUMA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés