La primera central solar fotovoltaica en Latinoamérica

El proyecto coincide con los planes del gobierno central en pos de un cambio en la matriz energética, para el desarrollo sustentable en el mediano y largo plazo.

El Proyecto Solar San Juan tuvo en un inicio como objetivo general desarrollar toda la cadena de valor del silicio, partiendo del cuarzo obtenido en las canteras de esa provincia, hasta la producción de paneles solares y su posterior implementación para producción de energía en centrales fotovoltaicas, techos de viviendas, comercios e industrias, bombeo de agua y aplicaciones mineras.

Es un proyecto estratégico, ya que se trata de un proceso productivo con alto contenido tecnológico que permitirá la generación de energía limpia, partiendo de un producto minero. La creación de un polo tecnológico posibilitará la investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) de nuevas tecnologías para mantener competitivo al sector.

El proyecto coincide con los planes del gobierno central en pos de un cambio en la matriz energética, para el desarrollo sustentable en el mediano y largo plazo.

En enero de 2007, se promulgó la Ley Nacional 26.190, que dispone que para el año 2016, el 8% de la demanda total debe estar satisfecha por energías renovables, lo que equivale a unos 3500 MW. Hoy hay gran participación de las centrales hidráulicas, y se busca el incentivo para la generación de energía eólica y solar, definiendo una garantía para el financiamiento en contratos de compra a tarifas convenidas por 15 años.

En el año 2009, la provincia realizó un proceso licitatorio para la construcción de una central solar del tipo fotovoltaica de 1.2 MW, que permitiera inyectar su energía al Sistema Interconectado Nacional.

La central fue inaugurada en 2011, y es la primera en su tipo en América Latina. Fue diseñada como planta piloto y es en la práctica un laboratorio a escala industrial.

En la licitación, la empresa GENREN, motorizada por ENARSA desde la Nación, desarrolló junto al gobierno sanjuanino proyectos de energía fotovoltaica, algunos ya en operaciones. También se realizan pruebas piloto en el sector residencial y comercial conectado a la red. La energía autogenerada es consumida en el edificio y el remanente se inyecta a la red. También hay pruebas piloto para bombas de agua de riego agrícola.

San Juan cumple con las condiciones para el aprovechamiento en escala y bajo costo de la energía, con alta radiación solar y disponibilidad de terrenos marginales para la instalación de los equipos, ya que es desértica y semidesértica en un 90%. Por otra parte la energía solar es la más abundante, no es contaminante y es silenciosa.

En Argentina, la radiación solar media alcanza unos 1300 KWh/m2/año, mientras que por ejemplo en Alemania la radiación media anual es del orden de 900 KWh/m2/año, y en el sur de España de 1400. Sin embargo, la zona cordillerana hacia el norte del país posee la franja de mayor radiación solar y una de las 6 mayores del mundo. En particular, la provincia de San Juan posee zonas que alcanzan hasta los 2500 KWh/m2/año.

La producción de los paneles solares fotovoltaicos, se establecerá con una gran integración vertical que incluya todas las etapas productivas, desde la extracción y obtención de la materia prima estratégica, el cuarzo, la producción de silicio grado metalúrgico (Si Me) y silicio grado solar (Si Solar), la obtención de obleas de silicio y de celdas fotovoltaicas; e incluso la fabricación de los paneles solares listos para ser utilizados, según la Empresa Provincial de Energía (EPSE).

En este sentido, se promoverá la instalación de paneles fotovoltaicos en el sector residencial, comercial, industrial, bombeo para riego agrícola y alumbrado público conectado a la red. Se desarrollarán regionalmente proyectos de generación solar fotovoltaica de gran envergadura- centrales- conectados a la red.

ECOticias.com – PNUMA – http://www.vidapositiva.com.ar/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Argentina: mamíferos extintos

Plantando árboles para salvar vidas

El ‘fantasma’ de los Andes