Costas de Ecuador: el mantarrallas gigante prospera

Esta es una rara historia de optimismo oceánico. En otras regiones, normalmente tenemos estimaciones de población de 1.000 a 2.000 animales, lo que hace que esta especie sea muy vulnerable. En esta área, hemos estimado que la población es de más de 22.000 mantarrayas, lo cual no tiene precedentes.

Costas de Ecuador: el mantarrallas gigante prospera. Los científicos han identificado frente a la costa de Ecuador una población de mantarrayas oceánicas que es más de 10 veces más grande que cualquier otra subpoblación conocida de la especie. Los hallazgos, recién publicados en la revista Marine Ecology Progress Series, indican que mientras otras poblaciones de mantarrayas oceánicas son típicamente pequeñas y vulnerables a los impactos humanos. Esta población es grande y potencialmente bastante saludable, según Joshua Stewart, profesor asistente de Marine Mammal Institute en la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Oregon State University (OSU) y coautor del artículo.

“Está claro que algo diferente está sucediendo aquí”, dijo Stewart. “Esta es una rara historia de optimismo oceánico. En otras regiones, normalmente tenemos estimaciones de población de 1.000 a 2.000 animales, lo que hace que esta especie sea muy vulnerable. En esta área, hemos estimado que la población es de más de 22.000 mantarrayas, lo cual no tiene precedentes”.

Las mantarrayas oceánicas son las especies de rayas más grandes, con envergaduras que pueden alcanzar más de seis metros. Se alimentan por filtración y comen grandes cantidades de zooplancton. Tienden a vivir en pequeñas subpoblaciones en aguas tropicales, subtropicales y templadas, pasando gran parte de su tiempo en mar abierto.

¿Extinción?

Las mantarrayas oceánicas se incluyeron como amenazadas en virtud de la Ley de Especies en Peligro de Extinción de EE. UU. en 2018. Y en 2019 su categoría de amenaza aumentó de vulnerable a en peligro de extinción en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. La mayor amenaza para las mantarrayas oceánicas es la pesca comercial, tanto como objetivo de algunas pesquerías como captura incidental no intencional en muchas otras.

El nuevo estudio fue dirigido por Proyecto Mantas Ecuador de la Fundación Megafauna Marina del Ecuador, una organización de conservación con sede en Ecuador. En colaboración con The Manta Trust, Marine Megafauna Foundation y Ocean Ecology Lab en el Marine Mammal Institute de OSU, que está dirigido por Stewart.

Las mantarrayas oceánicas son una especie difícil de estudiar, en parte porque tienden a pasar su tiempo en lugares en alta mar a los que los investigadores tienen difícil acceso, y sus patrones de visita pueden ser impredecibles. Pero a fines de la década de 1990, los investigadores de Proyecto Mantas Ecuador descubrieron que una población de mantarrayas oceánicas se agrega.

En agosto y septiembre de cada año alrededor de la Isla de la Plata, frente a la costa continental de Ecuador, donde son relativamente fáciles de localizar y estudiar. También es un área de buceo popular, y los visitantes toman numerosas fotografías de los animales, proporcionando a los investigadores una gran cantidad de datos. Costas de Ecuador: el mantarrallas gigante prospera.

Fotos de ciudadanos

“Muchas de las fotos utilizadas en nuestro estudio fueron aportadas por buzos que se convirtieron en científicos ciudadanos cuando tomaron fotos de mantarrayas”, dijo la autora principal del estudio, Kanina Harty de The Manta Trust. «Obtenemos una gran cantidad de información sobre cada animal solo a partir de estas fotografías».

Cada mantarraya tiene un patrón de puntos único en su vientre, similar a una huella dactilar humana, que permite a los investigadores identificar animales individuales y rastrear sus movimientos y ubicaciones a lo largo del tiempo. Las fotos de mantarrayas individuales también se pueden usar para documentar lesiones, evidencia de apareamiento y madurez.

Los investigadores utilizaron datos recopilados a través de sus propias observaciones y de fotografías de buceadores SCUBA recreativos entre 2005 y 2018 para identificar más de 2.800 rayas individuales y estimar una población total de más de 22.000. “Eso es significativamente mayor que lo que hemos visto en las poblaciones de mantarrayas oceánicas en otros lugares”, dijo Guy Stevens, director ejecutivo y fundador de The Manta Trust. «Esta es, con mucho, la población más grande que conocemos».

Condiciones favorables

Los hallazgos de los investigadores sugieren que las condiciones en la región son particularmente favorables para una población grande y saludable de mantarrayas, según Stewart. Las rayas tienden a extenderse a ambos lados de la región alrededor de la frontera del sur de Ecuador y Perú, aunque se descubrió que algunas habían viajado hasta las Islas Galápagos.

Punto crítico de importancia mundial

“Este trabajo consolida a la Isla de la Plata, y a Ecuador en general, como un punto crítico de importancia mundial para esta especie en peligro de extinción”. Afirmó Michel Guerrero, del Proyecto Mantas Ecuador, que es un proyecto de la Fundación Megafauna Marina del Ecuador y su naturaleza. “Si bien esta población puede estar saludable gracias en parte a su gran tamaño, es esencial que tomemos las medidas necesarias para proteger y prevenir las disminuciones que han enfrentado muchas otras poblaciones de mantarrayas”.

Es probable que las mantarrayas se sientan atraídas por el área debido a la disponibilidad de alimentos, dijeron los investigadores. El océano frente a las costas de Ecuador y Perú es uno de los más productivos del mundo, debido al agua fría y rica en nutrientes que sube a la superficie en un proceso llamado afloramiento. “Parece que esta productiva región de afloramiento es capaz de soportar grandes poblaciones de animales, incluso gigantes”, dijo Stewart.

La captura de mantarrayas en pesquerías ha sido ilegal en Ecuador desde 2010, y desde 2016 en el vecino Perú, pero es probable que la especie aún enfrente amenazas por la actividad pesquera. Incluidos los choques con embarcaciones y la captura incidental, según Guerrero. Se identificaron 563 mantarrayas en el estudio con lesiones o cicatrices visibles, y más de la mitad de ellas estaban enredadas en artes de pesca o mostraban evidencia de cicatrices previas en la línea de pesca.

Actividad humana y calentamiento global

Se necesita un monitoreo continuo de la población para comprender cómo la actividad humana y el calentamiento global pueden afectar la disponibilidad y distribución de alimentos y la salud general de la población, dijo Stewart. “Si bien hay buenas noticias sobre esta población, es una advertencia”, dijo.

“Las mantarrayas parecen ser sensibles a las perturbaciones ambientales, como los cambios en la temperatura del océano y la disponibilidad de alimentos. Es probable que se vean afectados por un clima más cálido si la fuerza del afloramiento y la abundancia de alimentos cambian junto con las temperaturas del océano”.

Otros coautores del estudio son Anna Knochel de la Fundación Megafauna Marina del Ecuador y Andrea Marshall y Katherine Burgess de la Fundación Megafauna Marina. Costas de Ecuador: el mantarrallas gigante prospera.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés