Andasol, una de las primeras centrales termoeléctricas capaz de reservar la energía solar en forma de calor

El almacenamiento es una de las grandes asignaturas pendientes de la energía solar. Las plantas termosolares están comenzando a desarrollar, en este sentido, una novedosa tecnología que les permite reservar el calor que generan las radiaciones del Sol para usarlo por la noche y generar electricidad con la que seguir abasteciendo de energía. La central Andasol, ubicada en el municipio granadino de Aldeire, es uno de los centros más punteros de Europa en esta materia y uno de los primeros del mundo en atreverse a usar estos sistemas de almacenamiento. La central cuenta con un campo solar de casi 200 hectáreas cubierto de cilindros parabólicos, esto es, paneles en forma de canal abierto que siguen el movimiento del Sol como si fuesen girasoles. Unos tubos metálicos recorren la superficie de estos espejos con un aceite térmico en su interior que se calienta y se almacena en dos tanques. De manera que, a parte de la energía eléctrica que consigue la planta a partir de los rayos solares que caen durante el día, otra parte del calor se conserva en estos fluidos para seguir proporcionando energía durante la noche, pero, cómo lo hace Andasol cuenta con dos tanques de sales para guardar estos fluidos térmicos, uno denominado frío (291º C) y otro caliente (391º C). Luis Crespo, especialista en esta tecnología y secretario general de Protermosolar, explica que se utilizan sales por su capacidad para conservar el calor y que se mantienen a estas temperaturas para que permanezcan fundidas. Los tanques de la planta guardan este fluido térmico y lo usan por la noche para calentar vapor de agua, luego éste pasa a una turbina en la que con el movimiento se genera electricidad. Este método permite que Andasol pueda producir energía durante siete horas y media después de que se haya puesto el Sol.

seguir leyendo, fuente, y autor

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés