En el 2030 los combustibles fósiles seguirán muy presentes

La Obra Social de Caixa Catalunya organiza durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, un ciclo de conferencias sobre cambio climático y energía, Propuestas para después de Kioto. Sostenible.cat le ofrecerá un resumen de cada una de las sesiones, que servirán para ayudarnos a entender un poco mejor la complejidad del acuerdo que deberá tomar el próximo mes de diciembre en Copenhague.

Aunque no nos guste la idea, todo indica que en el horizonte del 2030 los combustibles fósiles seguirán muy presentes, y no habrá energía alternativa que, por sí sola, sea capaz de sustituirlos. En este contexto, María Teresa Domínguez, presidenta del Foro Nuclear, aseguró que «es muy posible que hasta el 2050 nos tengamos que apañar con nuclear y renovables».

Actualmente hay 435 reactores nucleares operando en el mundo, los cuales aportan el 17% de la electricidad que se consume en el planeta. Hay 53 más en construcción en 14 países, y las previsiones de la Agencia Internacional de Energía Atómica son que de aquí al 2030 se tendrán que construir entre 300 y 500 centrales para dar respuesta a la creciente demanda.

En cuanto a España, Domínguez defendió el papel que juega la nuclear afirmando que es la energía que nos proporciona «seguridad y estabilidad al mejor precio». En todo el país hay 8 reactores en funcionamiento (7.728 MW de potencia instalada), que proporcionan el 18% de la electricidad que consumimos «ahorrándonos la emisión de 40 millones de toneladas de CO2 al año». Por este motivo, la presidenta del Foro Nuclear aseguró que «sería un error cerrar nuestro parque nuclear».

De cara al 2030, Domínguez dijo que el mix ideal para el sistema eléctrico español sería un tercio de renovables, otro proveniente de centrales térmicas (carbón y gas) y otro de energía nuclear, por lo que haría falta construir 11.000 MW adicionales de nucleares. En este sentido, la presidenta del Foro Nuclear pidió un pacto de estado en España que garantice un marco estable para las inversiones en este sector.

Los ‘condicionales’ de las renovables
Una vez dibujado el escenario nuclear, Reinhard Haas, vicedirector del Institute of Power Systems and Energy Economics de la Universidad de Tecnología de Viena, destacó que el potencial de las energías renovables es de 16 veces el consumo actual de energía en el mundo, pero está claro que todavía estamos muy lejos de alcanzar ninguna meta. De hecho, el destacado aumento en producción de energías renovables en el mundo los últimos diez años se ha visto deslucido por el aumento del consumo de energía, muy superior al crecimiento de las renovables.

Por este motivo, Haas afirmó que si queremos que las renovables tengan un peso específico en el mix energético global, lo primero que hay que hacer es reducir la demanda y mejorar la eficiencia (un ejemplo: ahora consumimos el triple de electricidad que el año 1973). Si lo conseguimos, aseguró Haas, podríamos pasar del 20% de renovables en el año 2020 (el objetivo de la Unión Europea) a un 50%.

Pero no sólo hay que mejorar la eficiencia. El coste de producción de cada kWh de energía renovable es todavía muy superior que el producido con combustibles fósiles, de manera que si queremos que su desarrollo siga adelante es necesario que los gobiernos colaboren mediante subvenciones y tasas medioambientales.

Actualmente, las energías renovables cubren el 13% de la demanda global de energía, y si en 2005 la mayor parte de la renovable era hidroeléctrica, en 2050 el mix renovable será más variado, con un importante aumento de la energía proveniente de la biomasa, pero también geotérmica, eólica, termosolar, fotovoltaica… Así, sus estudios indican que podremos pasar de una producción de 3.401 TWh en 2005 a cerca de 12.000 TWh en el año 2020 y más de 30.000 TWh entre los años 2030 y 2050. La mayor parte de este crecimiento se dará, según Haas, en los países en vías de desarrollo.

Finalmente, preguntado sobre si el futuro pasaba por las renovables o la nuclear, Haas aseguró que los próximos 5 años serán decisivos, en función de nuestra capacidad de contener el aumento de la demanda. Si no lo conseguimos, admitió este experto, el auge de la energía nuclear será inevitable.

FUENTE Y AUTOR

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés