Adenex y Greenpeace insisten en que la energía nuclear es un «obstáculo» para el desarrollo de las renovables

Los grupos ecologistas Adenex y Greenpeace defendieron hoy, con motivo de la finalización del periodo de vida útil de uno de los reactores de la Central Nuclear de Almaraz, que la «rigidez técnica de las nucleares impide» en la actualidad el «aprovechamiento pleno de las renovables disponibles».

El portavoz de Adenex, Jesús Valiente, y el portavoz de Energía de Greenpeace, Carlos Bravo, argumentaron en rueda de prensa que en momentos en que la producción de las renovables se «dispara», la «falta de flexibilidad de las nucleares para modular su producción» ha obligado a Red Eléctrica Española (REE) a ordenar la parada de, por ejemplo, los molinos de viento.

   Bravo se refirió a las paradas de las eólicas registradas el 2 de noviembre de 2008 o el 24 de febrero de 2010, al tiempo que hizo alusión al informe anual de REE de 2009, que en alusión a la cobertura de la demanda «destaca el peso de las energías renovables», que han cubierto el 26 por ciento de la demanda frente al 24 por ciento registrado en 2004.

   «La demanda eólica superó en varias ocasiones los anteriores máximos históricos de potencia instalada frente a la nuclear, cuya aportación en 2009 fue del 19,5 por ciento», señaló Bravo.

- Advertisement -

   Asimismo, indicó que el descenso del consumo eléctrico como consecuencia de la crisis, y el ascenso de las energías renovables, así como una menor producción de los grupos de carbón, han contribuido a reducir las emisiones de CO2 del sector eléctrico, que se han estimado el pasado año en 74,5 millones de toneladas, un 15,5 por ciento menos que en 2008, explicó.

   En su opinión, «se trata de una decisión política, debido a que no hay ningún problema técnico y ni energético para cerrar las nucleares», al tiempo que señaló que «teniendo en cuenta que en España se exporta mucha más energía de la que producen Garoña o Almaraz, se podría cerrar perfectamente dichas centrales».

   «Tenemos un exceso de potencia instalada que nos permite, no sólo cerrar Almaraz, sino también las siete centrales nucleares que tenemos en España y gracias a las renovables podemos cerrar las instalaciones sin que haya una merma en el suministro», recalcó.

SUSTITUCIÓN DE LA NUCLEAR POR LAS RENOVABLES

   Preguntado sobre las soluciones para hacer frente a los mayores picos de demanda eléctrica mediante renovables, en caso de que no funcionaran las nucleares, el portavoz de Greenpeace argumentó que «no» todas las energías renovables son intermitentes, debido a que, por ejemplo, la biomasa o la geotérmica pueden funcionar sin la necesidad de que haya viento o sol.

   También apuntó que la energía solar termométrica «puede funcionar las 24 horas del día» a través de un mix energético consistente en el uso de una pequeña caldera de gas natural o de biomasa que permiten mantener el almacenamiento del calor a través de sales fundidas y otros sistemas para que, cuando baje el calor, se pueda mantener la temperatura del vapor.

   «Mediante un mix de energías renovables tienes garantizado la demanda a través de una central termoeléctrica hibridada», aunque de momento existe «un sistema en el que las renovables representan el 26 por ciento de la demanda eléctrica y nos gustaría alcanzar el cien por ciento», destacó Bravo.

   En ese periodo transitorio, añadió, la energía necesaria es la de las centrales térmicas de ciclo combinado, que «se complementan perfectamente con las renovables» y, a medida que se introduzcan nuevas instalaciones renovables que posean una potencia firme, como la solar termoeléctrica con gas, «se puede disminuir las centrales de ciclo combinado», dijo.

INFORME FAVORABLE DEL CSN

   Por otro lado, ante el informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sobre la ampliación del periodo de vida útil de las instalaciones de Almaraz, Jesús Valiente solicitó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que «cumpla su promesa electoral» y cierre de manera progresiva el parque nuclear español.

   También instó al presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, a que se oponga a la ampliación de las instalaciones cacereñas, al igual que ha hecho con el emplazamiento del Almacén Temporal Centralizado (ATC) en Albalá. Al respecto, Valiente aplaudió la postura ofrecida por Vara en sobre el almacén nuclear, aunque pidió que «mantenga su coherencia y se oponga además a la fábrica de residuos radiactivos», en alusión a Almaraz.

   Según dijo, el actual presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, en su etapa como presidente de Castilla-La Mancha, «mostró su oposición» a la continuidad de las nucleares y, en estos momentos, Vara «debe hacerlo también».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés