Actualizar

martes, enero 31, 2023

España albergará desde 2011 un centro de mantenimiento de placas solares

El presidente y director general de la empresa china Yingli Green Energy y director del Comité Fotovoltaico de la Asociación de Energías Renovables de China, Liansheng Miao, ha aprobado recientemente la ubicación en San Agustín de Guadalix, en Madrid, del primer centro de mantenimiento postventa de placas solares de la compañía, que está entre los cinco primeros proveedores a nivel mundial de módulos fotovoltaicos.

«Hemos tomado la decisión de comprar un almacén, un ‘service center’ en el que vamos a montar un servicio postventa para toda Europa de distribución y exposición, que está muy cerca de Madrid en la carretera de Burgos», ha explicado Miao durante su visita a la mayor planta fotovoltaica con seguidores –que se mueven con el sol– de Europa, que se encuentra en Moura (Portugal).

   El ‘service center’, que entrará en funcionamiento a principios de 2011, tendrá una capacidad de hasta 10 Megawatios y permitirá realizar un servicio postventa –limpieza, almacenamiento y reparación del módulo y componentes del mismo–, sin necesidad de llevar las placas hasta China, donde hasta el momento Yingli Solar realizaba estas tareas. Además, será el centro de distribución para el Norte de África y la Península.

ESPAÑA, LUGAR «IDÓNEO» PARA LAS RENOVABLES

   En este sentido, el director de Estrategia de Yingli Green Energy, Yiyu Wang, ha destacado que España es «un lugar idóneo para la energía renovable, en concreto, la fotovoltaica, por ubicación geográfica» y se ha mostrado convencido de que este país seguirá apoyando esta energía «a pesar de que haya un reajuste en cuanto a tarifas, volúmenes y megawatios conectados a red».

    Asimismo, ha destacado que es una «ventaja de España» la exportación del ‘know how’ de todas las empresas españolas a otros países y otros proyectos, y que es «el puente perfecto a Latinoamérica por idioma y cultura». «España tuvo su ‘boom’ en 2008, ya ha pasado la parte más complicada que fue 2009 y ahora empieza a ser un mercado más estable. Además, el español es un mercado que ha establecido una transición de grandes proyectos sobre tierra a fachadas», ha añadido.

   Durante el recorrido por Moura, Miao ha concretado también con la asesora de administración de Amper, Central Solar, S.A., de Grupo Acciona, Gertrudes Barros, la instalación en un edificio de la planta solar de una exposición en la que se explique el proceso de fabricación completo de las placas solares, desde la obtención del silicio hasta cómo llega al módulo, de la misma manera que se encuentra explicado en la fábrica de Yingli en China, que, según Miao, «es muy impresionante».

PROYECTOS FOTOVOLTAICOS EN CHINA

   En cuanto a China, Yiyu Wang ha señalado que «desde 2004, el gobierno chino está trabajando en la ley que favorece la energía renovable fotovoltaica» que, a su juicio, es «la herramienta necesaria para que en el largo plazo la energía renovable pueda ser realmente masiva».

   Además, ha asegurado que, desde 2009 China –que tiene compromisos por el Protocolo de Kioto– está poniendo en marcha programas de desarrollo fotovoltaico. Sin embargo, ha indicado que, mientras que en energía eólica los proyectos están más avanzados, «en la fotovoltaica está llevando más tiempo». Asimismo, ha afirmado que el gobierno chino también está trabajando por un «consumo eficiente de la electricidad en industrias del metal o que tienen mucho consumo eléctrico».

DE UN 14,6% A UN 16,4% DE POTENCIA

   La fábrica de Yingli Green Energy está integrada verticalmente, es decir, que en ella se realizan todas las fases del proceso de fabricación. Así, para obtener el módulo fotovoltaico, la fábrica purifica el mineral –el silicio, que este año alcanzará las 3.000 toneladas–, se introduce en hornos a altas temperaturas y se hacen lingotes de hasta 400 kilogramos para después cortarlos en bloques y en obleas de 135 micras.

   A continuación, estas «finas y resistentes» láminas de silicio pasan por unos baños de ácido para adquirir el efecto fotovoltaico. De esta forma, en cuanto los rayos del sol alcanzan el módulo solar, se genera energía. Por último, se colocan los conductores de electricidad para fabricar cada una de las células, que posteriormente son clasificadas y ensambladas dentro de un único módulo.

   Además, Yingli Solar ha puesto en marcha el proyecto Panda que tiene como objetivo la utilización de células de alto rendimiento en las placas fabricadas de monocristalino mejorando la eficiencia de las mismas en un 1,8 por ciento, lo que supone pasar de un 14,6 por ciento a un 16,4 por ciento de eficiencia en el módulo.

   El objetivo de Yingli Green Energy es que en el futuro cueste lo mismo conectarse a la red eléctrica que montar unos paneles solares propios en casa. «Nosotros ya estamos previendo la paridad a red, que va a disparar la industria fotovoltaica cuando se consiga», ha explicado Wang. En este sentido, ha indicado que la distribución de placas de 2010 alcanzará 1 Gigawatio de potencia y que en 2011 la empresa alcanzará una producción de 1,5 Gigawatios que ya están comprometidos.

EL 8,5% DE LAS PLACAS PARA ESPAÑA

   Del Gigawatio comprometido para este año, un 8,5 por ciento –85 Megawatios– se venderá a compañías españolas. Por su parte, Alemania se llevará el 40 por ciento de la producción y EEUU y China, un 10 por ciento cada una. En concreto, la planta de Moura, construida por Acciona, es de 46 Megawatios de potencia y suministrará energía a 30.000 hogares portugueses.

   La planta consta de 2.520 seguidores solares programados para seguir la trayectoria del sol de este a oeste y sobre ellos se sitúan un total de 262.080 módulos fotovoltaicos. La planta evitará la emisión de 89.383 toneladas de CO2 en centrales de carbón, según señala Acciona.

    Las placas de Yingli se diferencian por «su capacidad, cualidad y eficiencia» y por su nivel de certificación ‘Tüv-Power Control’ que garantiza la potencia de salida de un módulo. De esta forma, el cliente no necesita llevar la placa solar a un laboratorio externo que revise las pérdidas, las fisuras y el rendimiento.

   No obstante, también existen desventajas en la energía fotovoltaica, pues la tecnología aún no está completamente desarrollada –los paneles de Yingli alcanzan un 16,4 por ciento de eficiencia– y además, no es posible almacenar la energía renovable, y por tanto, si no se usa, se pierde.

 

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés