Roig dice que la planta de Garoña no es equiparabale a la de Japón

El consejera de Innovación, Empresa y Empleo del Gobierno de Navarra, José María Roig, ha afirmado que la central nuclear de Garoña «no se puede equiparar» con la planta japonesa de Fukushima, y ha explicado que, aunque puedan ser dos plantas con igual funcionamiento, sus circunstancias no lo son.

Así, ha explicado que «España no es territorio de terremotos de grado 9 y no es Garoña un objeto claro de tsunamis». «No son dos plantas equiparables», ha dicho en el pleno del Parlamento en respuesta a una pregunta de Izquierda Unida sobre si el Ejecutivo apoya el cierre de Garoña.

   José María Roig ha señalado que «apoyar un cierre significa que se va a cerrar» y ha precisado que no ha leído «ninguna previsión» del Gobierno de España al respecto, por lo que ha dicho que «sería irresponsable que sin datos, sin reflexión, sin conocimiento, sin un estudio profundo, pudiéramos llegar a esta conclusión de apoyar el cierre de una planta».

   El consejero ha recordado que «Zapatero ha anunciado un estudio profundo sobre la seguridad de las plantas nucleares en España, por supuesto también en la de Garoña, y es lógico y reflexivo esperar a obtener dichos resultados y en ese momento se manifestará el Gobierno de Navarra sobre esa posibilidad».

- Advertisement -

   Roig ha subrayado que el Ejecutivo foral «no tiene tacha en el fomento de las energías renovables». «El 81 por ciento de la energía eléctrica de Navarra proviene de fuentes renovables y en el plan energético queremos incrementarlo hasta el 110 por ciento, pero no podemos esconder las cifras del mix energético nacional. En producción eléctrica la energía nuclear aporta el 20 por ciento de ese mix», ha advertido.

   En este sentido, Roig ha señalado que «eliminar Garoña significaría que deberíamos crear Navarra y media de energías renovables, y si sustituyéramos Garoña por energía del carbón, deberíamos emitir a la atmósfera 5,2 millones toneladas de Co2 al año». «Su ferviente ecologismo y su ferviente amor por el medio ambiente hará que no desee emitir a la atmósfera 5,2 millones de toneladas», ha dicho, dirigiéndose al parlamentario de Izquierda Unida Ion Erro.

   Por su parte, el portavoz de IUN ha replicado que la respuesta del consejero «es una temeridad, porque estamos hablando de una planta nuclear que está a escasos 70 kilómetros en línea recta de determinadas poblaciones de Navarra».

   Erro ha dicho que «la vida de está planta lleva más de 40 años en funcionamiento, el propio Consejo de Seguridad Nuclear ha determinado los riesgos de seguridad que mantienen, y a esto se añade lo que ha podido ocurrir en la central nuclear de Japón, que tiene técnicas similares a la de Garoña».

   Por tanto, ha explicado que le gustaría «un Gobierno de Navarra con mayor valentía y con mayor decisión, con mayor coraje, para afrontar el problema» y ha señalado que no le parece «riguroso decir que se va a esperar a todo lo que haga el Gobierno de España sin tener una posición propia».

   En definitiva, ha deseado que «el Gobierno de Navarra estuviera al frente de la exigencia del cierre cautelar, inmediato, de la central de Garoña como medida de precaución, y si ese estudio diera condiciones de seguridad, podría caber otro planteamiento».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés