Actualizar

domingo, febrero 5, 2023

El PP la tiene tomada con la energía fotovoltaica, suma y sigue…

Actualmente uno de los principales retos que tenemos en este momento es la lucha contra el cambio climático

En los últimos tiempos tengo la sensación de que el gobierno del PP no da una, y que nada contracorriente de lo que se hace en el resto del mundo, empeñándose en mantener una forma de hacer las cosas que nos ha llevado donde estamos y que difícilmente nos sacará del agujero donde nos encontramos. Y esta sensación se acentúa cuando se hace referencia a temas que tienen relación con la sostenibilidad, y de manera muy especial con las energías renovables.

Actualmente uno de los principales retos que tenemos en este momento es la lucha contra el cambio climático, y una parte muy importante se debe alcanzar mejorando la eficiencia energética e impulsando las energías renovables, entre ellas la fotovoltaica. Esta es la línea que marca Europa, con la estrategia 20/20/20, con la que de cara al año 2020 se ha fijado como objetivo la reducción de un 20% de los gases de efecto invernadero, incrementando la producción de energía de origen renovable en un 20% y la eficiencia energética también en un 20%. Y ya hace tiempo que incluso se está discutiendo para ir a objetivos más ambiciosos.Para los más descreídos, el hecho de intentar ser autosuficientes en la producción de energía y reducir el consumo no tiene sólo un objetivo ambiental. En el caso europeo se trata de un objetivo absolutamente estratégico y que puede tener unos efectos muy importantes sobre la competitividad de las industrias europeas.

En 2006, la Unión Europea tenía una dependencia energética del 54%, lo que suponía un coste anual de 350.000 millones de € / año, y las previsiones, sin el 20/20/20 eran que la dependencia aumentaría hasta el 70 %. Además, una buena parte de la energía que importamos proviene de Rusia y de países del sur del Mediterráneo, donde la estabilidad política no está garantizada. Para ello es básico reducir el consumo y reducir la cantidad de energía que se importa, para mejorar la competitividad y para garantizar la seguridad en el suministro. Y precisamente con el 20/20/20 lo que se pretende es reducir el consumo de energía en un 15% y reducir las importaciones de energía en un 26%. Y por eso también, buena parte de los futuros fondos de cohesión europeos irán a financiar actuaciones que vayan en este sentido.

Por ello, para reducir la energía que se importa, el desarrollo de las energías renovables es clave. Y ahora es falso el mito de que las renovables necesitan primas. Ya no, o no todas. Actualmente y debido a que por una parte la energía se ha encarecido y por la otra a los avances de la tecnología, hay modalidades que son perfectamente viables con periodos de retorno muy razonables, es decir, que se pueden amortizar rápidamente. Este es el caso de la biomasa para usos térmicos y también de la fotovoltaica.

Pero en España, en el caso de la fotovoltaica, llevamos un cúmulo de cambios normativos que han afectado muy negativamente al sector. Es cierto que hace un tiempo se habían pagado primas que en ocasiones podían dar lugar a unos beneficios elevados. Pero a pesar de todo, muchas veces es necesario dar un incentivo cuando se ha de desarrollar un sector nuevo, de modo que la administración debe dar el primer empujón. Pero lo que no se puede hacer es cambiar las reglas de juego en medio de la partida. Personas que habían hecho inversiones contando con que obtendrían unos ingresos futuros ahora ven que esto no es así, y que incluso pueden tener pérdidas considerables. Y es cierto que, como en muchos casos, hecha la ley, hecha la trampa, y especialmente con el tema de los huertos solares hubo cierta picaresca. Pero eso es lo que se debe controlar y sancionar. Y con estos cambios los que se ven perjudicados no sólo son grandes empresas o inversores que buscaban una rentabilidad desmesurada, sino que también han salido perjudicados particulares que buscaban una pequeña inversión o agricultores o ganaderos que querían complementar sus ingresos y diversificar el riesgo.

Estoy totalmente de acuerdo en que las primas se debían ir adecuando a la nueva realidad y por tanto tenían que ir bajando e incluso desaparecer de forma gradual, pero estos cambios no se pueden hacer con efectos retroactivos. Porque esto tiene unos efectos muy perjudiciales, y no sólo en este sector. ¿Qué garantía tienen las empresas para invertir aquí si el gobierno es capaz de cambiar la normativa y cargarse compromisos contraídos, algunos que comprometen la viabilidad económica de las inversiones? Esto es digno de una república bananera, no de un país europeo.

Pero cuando se eliminaron las primas, en el caso de la fotovoltaica, ya era rentable el autoconsumo, y lo que muchos pedíamos en aquel momento era precisamente que se regulara el autoconsumo con balance neto, autorizando vender los excedentes de lo que se producía en la red, ya que era una opción muy interesante para particulares, comercios e industrias, que les permitiría ahorrar en gasto energético.Hace más de un año que hablando con el Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente nos comentó que estaba a punto de salir la normativa y le pedimos que lo aceleraran, ya que entre otras cosas su desarrollo era una posibilidad de ahorro para las administraciones locales, contribuyendo también a generar puestos de trabajo a nivel local. Y no ha sido así, ha tardado demasiado, y la propuesta la hacen ahora tarde y mal, porque lo que hace precisamente es penalizar el autoconsumo poniendo unos peajes que no lo hacen nada competitivo, sino que más bien lo penalizan. Es decir, que una persona por generarse energía para sí misma tendrá que pagar, como si cuando nos hacemos la comida en casa nos tocara pagar lo mismo que cuando vamos a un restaurante. Absurdo.

Es decir, en un momento donde es importante reducir las emisiones de CO2, donde se puede permitir que el consumidor instale unos equipos que se amortizan en pocos años, a fin de que pueda consumir una energía más limpia y que le saldrá más barata, al tiempo que damos impulso a una industria local que ha apostado por el I + D hacen justo al revés. El PP consolida el poder de unas pocas empresas energéticas a las que no interesa una producción de energía descentralizada ni que los ciudadanos puedan pagar un precio más bajo por la energía que consumen. Y estas son las empresas que en un futuro premiarán a algunos de los representantes del PP con algunos lugares en su consejo de administración, ¿verdad Sr. Aznar?

www.sostenible.catECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés