Te explicamos porqué la pesca altera notablemente la cadena alimentaria en los arrecifes de coral

Los científicos examinaron 253 sitios de arrecifes de coral en nueve países o jurisdicciones del Océano Índico, desde arrecifes en Kenia hasta arrecifes remotos en el Archipiélago de Chagos. Así, encontraron una sobrepesca de peces depredadores de alto nivel.

La pesca está alterando fundamentalmente la cadena alimentaria en los arrecifes de coral y ejerciendo una presión adicional sobre los peces predadores de nivel superior, según concluye una nueva investigación de investigadores de la Universidad de Lancaster, en Reino Unido.

Peces como el pargo o el mero están en la parte superior de la cadena alimentaria y son muy codiciados en los restaurantes de todo el mundo, con un alto precio en los mercados de pescado y sustentando los medios de subsistencia de muchas comunidades pesqueras a través de los trópicos, pero los arrecifes de coral en los que habitan están bajo amenaza.

Los científicos examinaron 253 sitios de arrecifes de coral en nueve países o jurisdicciones del Océano Índico, desde arrecifes en Kenia hasta arrecifes remotos en el Archipiélago de Chagos. Así, encontraron una sobrepesca de peces depredadores de alto nivel.

Sus hallazgos, publicados en la revista ‘Current Biology’, muestran que estas cadenas alimentarias están más alteradas en las zonas con pesca, ya que incluso los peces de bajo nivel, como el pez loro, están muy explotados. En estos sistemas, los erizos de mar están reemplazando a los peces en la parte inferior de la red de alimentos, fortaleciendo los alimentos para las especies de peces de nivel medio. Las pesquerías en estas situaciones luchan por mantener los rendimientos y el ecosistema se altera fundamentalmente.

LA PESCA SUAVE MANTIENE UNA CADENA ALIMENTICIA EN FORMA DE RELOJ DE ARENA

Sin embargo, en los arrecifes de coral en los que se pesca ligeramente, la pirámide típica del ecosistema se desarrolla en forma de reloj de arena que implica que la energía puede pasar de la parte inferior a la parte superior de la cadena alimentaria rápidamente. Esto sugiere que los sistemas de pesca ligera están bien implementados para conservar los peces de nivel superior y para apoyar la pesca cuidadosamente regulada dirigida a estas especies.

El autor principal, el profesor Nick Graham, del Centro de Medio Ambiente de Lancaster, subraya: «Dado el estado frágil de los arrecifes de coral del mundo, es importante entender cómo impacta la actividad humana, como la pesca, en la ecología de los arrecifes de coral. Los arrecifes de coral son el hogar del 30 por ciento de las especies marinas, desempeñando un papel clave en la seguridad alimentaria en los trópicos y siendo ecosistemas icónicos y fascinantes por derecho propio».

«Nuestro estudio ha demostrado que estos peces depredadores de nivel superior sólo son viables en los arrecifes de pesca ligera, como por ejemplo la Gran Barrera de Arrecifes de Coral, en Australia, para conservar estos peces de la cadena alimenticia y para mantener las pesquerías que dependen de ellos. En general, la biomasa de peces en el arrecife de coral deber permanecer alta», añade.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés