Elefantes irrumpen en campamentos de Bangladesh de desplazados rohingyas

Alrededor de 670.000 rohingyas han huido desde Birmania a Bangladesh a causa de las operaciones militares en el estado de Rajine (oeste), iniciadas en agosto de 2017, y 560.000 de ellos residen en el campamento de Kutupalong, el más grande del mundo.

Al menos diez rohingyas han muerto en campamentos de refugiados en Bangladesh debido a la irrupción de elefantes en los mismos, según ha informado este martes el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

Alrededor de 670.000 rohingyas han huido desde Birmania a Bangladesh a causa de las operaciones militares en el estado de Rajine (oeste), iniciadas en agosto de 2017, y 560.000 de ellos residen en el campamento de Kutupalong, el más grande del mundo.

«El área ocupada actualmente por el campamento de Kutupalong ha sido desde hace mucho un hábitat importante para los elefantes asiáticos. Esto supone un nuevo desafío a la enorme respuesta humanitaria en Bangladesh», ha dicho Andrea Dekrout, coordinadora para Medio Ambiente de ACNUR.

Así, ha manifestado que «cuando los elefantes salvajes intentan cruzar el campamento entran en contacto de forma inevitable con las personas, lo que aumenta el peligro».

Dekrout ha detallado que, además de las diez víctimas mortales, «otras personas han resultado heridas o han perdido las pocas propiedades que tenían», al tiempo que ha recalcado que la organización «trabaja duro para evitar más muertes y daños».

«Para proteger a los refugiados de nuevos encuentros peligrosos nos hemos unido a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN)», ha dicho, antes de destacar que este organismo «tiene décadas de experiencia trabajando con comunidades en Bangladesh para ayudarlas a vivir de forma segura junto a elefantes salvajes«.

En este sentido, ha asegurado que el objetivo es «lograr una coexistencia segura con la vida salvaje en los asentamientos de refugiados» y ha desvelado que uno de los proyectos implica la creación de equipos de respuesta.

«Acciones como la restauración de los hábitats boscosos a nivel global no son sólo un esfuerzo de conservación, sino que ayudan a proteger a las personas, su sustento y bienestar a largo plazo», ha remachado Dekrout.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Día Internacional del Conejo 2022

Los mamíferos más amenazados de Europa

ANSE protege y estudia murciélagos

Día Mundial del Rinoceronte 2022