Ayuntamiento de Montejo de la Vega y WWF protegiendo el Refugio de rapaces

La renovación de este pionero acuerdo de custodia del territorio en Montejo de la Vega por otra década nos permite continuar el trabajo de seguimiento y conservación de los valores naturales del Refugio.

En este sentido, cabe destacar la colonia de buitre leonado, que en la actualidad cuenta con alrededor de 700 parejas, y es, junto con la cercana de Hoces de Duratón, la más importante a nivel europeo. En este enclave también existe una destacada población de alimoche, especie amenazada que, tras un importante declive de su población en los años 90, se ha conseguido estabilizar en 11 parejas en la última década.

Otra de las especies que es objeto de seguimiento en el Refugio, y de la que se ha podido constatar su recuperación, es la nutria, con un máximo de 6 ejemplares estimados en la última década. Por otro lado, gracias a la restauración de nuevos puntos de agua, se ha conseguido favorecer la reproducción de anfibios, importantes indicadores de la calidad del medio.  

Sus amenazas

Sin embargo, la imparable tendencia de abandono rural y, al mismo tiempo, la intensificación del medio agrario, están generando problemas que afectan a varias especies. Las aves asociadas a sistemas de alto valor natural son también objeto de seguimiento, y algunas, como la alondra ricotí, se encuentran en un estado de conservación desfavorable. Por ello, es esencial seguir fomentando aprovechamientos agrarios y forestales sostenibles, y frenar el declive progresivo de la ganadería extensiva.

La historia del Refugio

El Refugio, en plenas Hoces del río Riaza, no solo destaca por estos valores naturales y paisajísticos, sino también por su historia. El proyecto del Refugio de rapaces de Montejo de la Vega nació en 1974 con el objetivo de conservar la colonia de buitre leonado existente en las Hoces de Riaza, gracias a la iniciativa de Félix Rodríguez de la Fuente, entonces vicepresidente de WWF, y también a la buena voluntad de la población local, siendo la primera iniciativa privada de custodia del territorio en España.

- Advertisement -

Desde entonces el Refugio ha sido y sigue siendo un lugar de referencia para la investigación y seguimiento científico, la puesta en marcha de múltiples acciones de conservación y restauración del hábitat y un ejemplo de participación ciudadana en la conservación. Decenas de miles de personas han pasado por el Refugio y se han implicado en su conservación. El Refugio fue también el escenario de los primeros campamentos de naturaleza de España, convirtiéndose en una escuela de futuros conservacionistas, tradición que se continúa en la actualidad. 

Desde el año 2005, este espacio está integrado en el Parque Natural “Hoces del río Riaza”, que gestiona la Junta de Castilla y León, y con cuyo personal se ha establecido una relación de colaboración en tareas de gestión, vigilancia, el seguimiento de algunas especies presentes en el espacio protegido.

Nuestra ilusión por el Refugio y agradeciminento a la población local

Seguimos ilusionados con el Refugio y dispuestos a afrontar todos los retos que tenemos por delante para que este proyecto, que inició Félix Rodríguez de la Fuente, continúe muchos años más. Queremos agradecer especialmente a la población local y  todas las personas y entidades como el Fondo para el Refugio de las Hoces de Riaza que se han implicado de una u otra forma para defender y proteger este espacio a lo largo de todos estos años, ya que, sin ellos, este lugar tan emblemático para nosotros no sería el mismo.

Apoya nuestro trabajo

Fuente: WWF

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés