Escándalo y vergüenza, España importa trofeos de caza de especies protegidas

Un nuevo informe publicado en la semana en la que se cumple el sexto aniversario de la muerte del león Cecil en Zimbabue a manos de un cazador de trofeos estadounidense.

España importa cientos de trofeos, incluyendo elefantes africanos, leones, babuinos y cebras.

La caza de trofeos en números, publicado por Humane Society International/Europe muestra que los países de la UE importaron casi 15 000 trofeos de caza de 73 especies protegidas internacionalmente entre 2014 y 2018, un promedio de casi 3000 trofeos cada año, incluyendo leones africanos, elefantes africanos y rinocerontes negros en peligro crítico. También se importaron cebras, guepardos, ovejas argalíes casi amenazadas de Asia y osos polares clasificados como vulnerables a la extinción.

Alemania, España y Dinamarca representan el 52% de todos los trofeos importados. En el periodo de cinco años analizado, la UE importó trofeos de 889 leones africanos, 229 de los cuales eran leones salvajes como Cecil. A pesar de la indignación pública expresada por el abatimiento de un elefante en Botsuana por parte del rey Juan Carlos en 2012, que le costó su presidencia de honor de WWF España, a España sólo le falta un trofeo para empatar como primer importador de la UE de trofeos de caza de elefantes africanos.

Durante el periodo de cinco años, España importó 2117 trofeos de caza de 51 especies de mamíferos incluidas en la CITES. En particular, España fue el principal importador de la UE de trofeos de león africano en cautividad, de pavo del Cáucaso occidental y de oryx cimitarra, una especie de antílope africano extinguida en la naturaleza. España también fue el principal importador de trofeos de especies de origen cautivo, con un 25% de todas las importaciones de la UE.

Casi todos (89%) los trofeos de león importados por España procedían de animales en cautividad, originarios exclusivamente de Sudáfrica. España fue también el tercer mayor importador de trofeos de una especie notable, el leopardo africano, del que unos 90 fueron matados en la naturaleza. Otras especies notables de trofeos importados por España durante este periodo son el guepardo (del que España es el quinto mayor importador de la UE), el oso polar, el hipopótamo, el babuino y la morsa.

Aunque los informes de los medios de comunicación tienden a centrarse en los incidentes de caza de trofeos de alto perfil en EE.UU., como la matanza de Cecil por el dentista Walter Palmer o el selfie de la jirafa muerta de Rebecca Francis, el informe de HSI muestra que el papel de los cazadores de la UE, incluidos los de España, en este pasatiempo mortal a menudo se pasa por alto. Los europeos viajan regularmente a países extranjeros para matar especies emblemáticas y traer a casa la exhibición de partes del cuerpo.

Uno de los cazadores de trofeos vivos más prolíficos del mundo es un empresario español llamado Marcial Gómez Sequeira, conocido por haber abatido hasta 1250 animales de 420 especies. El análisis exhaustivo de HSI de los datos comerciales de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) muestra que cada año se importan a la UE una media de 2982 trofeos, es decir, más de ocho trofeos al día.

Las cifras de importación de trofeos han aumentado de forma constante en casi un 40% entre 2014 y 2018 a pesar de que las encuestas de opinión muestran que la gran mayoría de los ciudadanos de la UE (más del 80%) se oponen a la caza de trofeos y quieren acabar con las importaciones de trofeos. En España, según una encuesta de Savanta ComRes encargada por HSI/Europe, el 89% de los españoles se opone a la caza de trofeos de especies protegidas internacionalmente, el 85% se opone a la caza de trofeos de todos los animales salvajes y el 84% piensa que no se debería permitir a los españoles importar trofeos de animales muertos.

Las estadísticas de importación de trofeos de la UE para animales individuales (2014-2018), incluyen:

Alemania, España, Dinamarca, Austria, Suecia, Francia, Polonia, Hungría, la República Checa y Eslovaquia son los principales Estados miembros de la UE importadores de trofeos, mientras que Namibia, Sudáfrica, Canadá, Rusia, Argentina, Kirguistán y Estados Unidos representan los principales países exportadores a la UE. España, Polonia, Hungría, Alemania y la República Checa son los principales importadores de trofeos de leones cautivos.

Rebecca Regnery, directora senior del departamento de vida silvestre de Humane Society International, afirma: «Los cazadores de trofeos de la UE matan a patadas a muchos miles de animales silvestres de todo el mundo, incluyendo especies amenazadas o en peligro de extinción, siendo España un destino importante para los trofeos. Además de la crueldad, dado que el mundo se enfrenta a una crisis de biodiversidad, es irresponsable permitir que las élites ricas disparen a especies en peligro por puro placer.

La posibilidad de disparar, disecar, empaquetar y enviar a casa estas horripilantes partes del cuerpo para su exhibición es una de las principales motivaciones de estos cazadores, por lo que si más países de la UE prohibieran la importación de trofeos, se contribuiría a detener la matanza. Instamos a España a que prohíba la importación, exportación y reexportación de todas las especies abatidas por diversión en el extranjero y transportadas por avión hacia y desde el país para su horripilante exhibición».

La caza de trofeos tiene poco que ver con la conservación o el apoyo a las comunidades locales. Los cazadores pagan enormes sumas de dinero para matar a los animales más fuertes e impresionantes para gratificarse, exhibirse y presumir. Inscriben sus logros en los libros de registro que llevan las organizaciones de miembros de la caza de trofeos, como el Safari Club International, que asigna puntos por matar a los animales más grandes. Los estudios demuestran que, por lo general, sólo el 3% del dinero de la caza de trofeos llega a las comunidades locales.

El ecoturismo de observación de la fauna silvestre genera muchos más ingresos y puestos de trabajo para apoyar la conservación y los empleos locales. Rebecca Regnery continúa: «Matar a los animales más grandes o fuertes, que desempeñan un importante papel ecológico en la diversidad genética y la resistencia, pone en peligro la conservación de las especies, perturba las estructuras sociales de las manadas y debilita las reservas genéticas de las poblaciones silvestres que ya se enfrentan a un sinfín de amenazas.

El argumento de la conservación es una farsa empleada por personas que saben que es desagradable admitir que simplemente disfrutan matando animales para divertirse y hacerse selfies de mal gusto. Con tanto en juego, y la gran mayoría de los ciudadanos de la UE opuestos a la matanza, es hora de que los Estados miembros de la UE prohíban las importaciones de trofeos«. Algunos países europeos han tomado medidas limitadas para frenar las importaciones de trofeos de caza. Además de la prohibición de Francia de importar trofeos de león en 2015, los Países Bajos prohibieron la importación de trofeos de más de 200 especies en 2016.

En febrero de 2021, el primer ministro del Reino Unido expresó la intención de su gobierno de poner fin a la importación de trofeos, y en marzo de este año el parlamento finlandés presentó una moción proponiendo la prohibición de la importación de trofeos. HSI/Europa cree que su análisis, que muestra el escandaloso grado en que los países de la UE permiten la industria mundial de la caza de trofeos, debería inspirar a los Estados miembros a introducir prohibiciones completas lo antes posible.

www.hsi.org

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Lista Roja de la UICN

Meteoritos carbonáceos llenos de vida

Un roedor con mucha historia

Una tortuga gigante en los Pirineos