Buscando el equilibrio entre los seres humanos y vida silvestre

El conflicto entre seres humanos y vida silvestre, una de las mayores amenazas para las especies del planeta. Necesitamos alcanzar formas de coexistencia con la fuana para reducir la vulnerabilidad de la supervivencia humana.

Junto con PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente)  lanzamos el informe “La necesidad de coexistir con la vida silvestre” para resaltar que es posible crear la condiciones para los intereses de las personas y de la vida silvestre. Con este informe, desarrollado por 155 expertos de 40 organizaciones de 27 países, advertimos que están en riesgo especies icónicas, como los felinos, elefantes y osos polares, entre muchas otras. 

Principales ideas del informe:

El conflicto es resultado de una variedad de factores, principalmente antropogénicos, que ejercen presión sobre los paisajes en donde las personas y la vida silvestre compiten por el espacio, entre ellos los cambios de uso de suelo, la fragmentación del hábitat, la expansión de las prácticas agropecuarias, el cambio climático, la extracción no sostenible de recursos, el desarrollo de la infraestructura y la urbanización.

La creciente demanda de espacio y recursos a menudo conduce a la cacería de diversas especies, ya sea en defensa propia, como prevención o en represalia, lo que ha generado que de las más de 260 especies de vertebrados terrestres que han tenido interacciones negativas con las personas, 53 se encuentren amenazadas.

El informe Un futuro para todos: la necesidad de coexistir con la vida silvestre, destaca que, a nivel mundial, las muertes relacionadas con la interacción entre la fauna y los seres humanos, afectan a más del 75% de las especies de felinos silvestres del mundo, así como a muchas otras especies de carnívoros terrestres y marinos, como osos polares y focas monje del Mediterráneo, y a grandes herbívoros como los elefantes. 

Con este informe hacemos una llamada a la adopción de enfoques que identifiquen y aborden las causas más profundas y subyacentes del conflicto entre ser humano y vida salvaje, al tiempo que se desarrollen soluciones sistémicas con las comunidades afectadas como participantes activos en el proceso. Como se demuestra en algunos casos de estudio de este informe, la coexistencia es posible y alcanzable.

El informe pone de manifiesto que no es posible erradicar por completo el conflicto entre los seres humanos y la vida silvestre, pero que los enfoques integrados y bien planeados para manejarlo pueden contribuir a su reducción y conducir a una forma de coexistencia. Tales enfoques requieren un trabajo de prevención, mitigación, respuesta, investigación y seguimiento, todo ello respaldado por un fuerte apoyo político y la participación de las comunidades locales.

Casos de exíto de coexistencia entre fauna salvaje y seres humanos:

Un ejemplo de ello puede verse en el Área de Conservación Transfronteriza de Kavango Zambezi, en el sur de África, donde un enfoque integrado del manejo del conflicto humano-silvestre redujo el 95% de las muertes de ganado a través de la instalación de jaulas a prueba de leones durante la noche y la compensación de pérdidas causadas por la incursión del felino. Ello dio lugar a cero caza de leones en represalia en 2016 (al menos 17 fueron cazados en represalia en 2012 y 2013) y ha permitido que las poblaciones de leones, antes amenazadas, se recuperen.

Otro caso de éxito es el manejo del conflicto entre ganaderos y jaguares en 71 ranchos modelo que cubren más de 220,000 hectáreas, ubicados en corredores clave de Colombia, Costa Rica, Bolivia y Brasil, en donde se ha trabajado con comunidades y productores para reducir la depredación de estos felinos. Los ganaderos se comprometieron a cero cacería por represalia, cero deforestación y cero caza de presas del jaguar. Además se probaron medidas de prevención y mitigación y se monitorearon los esfuerzos a largo plazo. 

Las diversas medidas implementadas como manejo de crías, recintos nocturnos para el ganado, animales de guardia, cercos eléctricos, y la disminución en la caza de presas demostraron ser altamente exitosas: la depredación en los ranchos se redujo 90% y en muchos casos no ha habido pérdida de jaguares.

El conflicto entre seres humanos y vida silvestre en España: 

Al igual que sucede en otros países con otras especies, en España es posible y necesario crear un marco para coexistir con especies como lobo.

España está en un momento clave para avanzar en la coexistencia con la próxima protección del lobo por parte del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, puesto que dicha protección al lobo ibérico irá acompañada de un marco de medidas para propiciar la coexistencia con la ganadería.  Ahora más que nunca necesitamos que se apoye la puesta en marcha de medidas preventivas y marcos compensatorios adecuados para los ganaderos extensivos.

Fuente: WWF

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Animales que se vuelven blancos

Curiosidades de las plantas

Aves capaces de atacar humanos