Castilla y León. La CHT realiza dos actuaciones de recuperación ambiental en el río Tiétar para que recupere su curso natural

La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha realizado dos actuaciones de restauración ambiental en el río Tiétar, a su paso por las provincias de Ávila y Toledo, con el objetivo de que recupere su curso natural.

   Las actuaciones se han centrado en la eliminación de varios azudes que impedían la continuidad longitudinal del río, y en la consolidación y revegetación posterior de los márgenes del cauce, en los términos municipales de Sotillo de la Adrada (Ávila), y la Iglesuela y Sartajada (Toledo), respectivamente.

   En la Garganta de Torinas –afluente del Tiétar situado entre los términos municipales toledanos de Sartajada y la Iglesuela–, la Confederación Hidrográfica del Tajo ha eliminado un azud y ha perfilado el cauce para permitir que el río vuelva discurrir por su curso natural, según ha informado la CHT en nota de prensa.

   El azud, que carecía de autorización y tan sólo se utilizaba para abrevar ganado, estaba situado en una zona del río donde existe un puente medieval y retenía las escasas aguas que discurrían por el cauce, que en verano queda casi seco, en una balsa de agua estancada insalubre.

ACTUACIÓN EN ÁVILA

- Advertisement -

   La otra actuación se ha realizado en la cabecera del Tiétar –término municipal de Sotillo de la Adrada–, donde la Confederación ha llevado a cabo una actuación de mejora del estado ecológico y estabilización del cauce y los márgenes del río, retirando tres pequeños azudes sin autorización y en desuso que suponían un deterioro del estado ecológico.

   Estos azudes retenían agua y sedimentos, actuaban como barrera para el libre desplazamiento de peces y otras especies acuáticas e impedían el crecimiento de la vegetación de ribera.

   Además, se han perfilado los taludes de los márgenes, que se encontraban erosionados y desestabilizados, para dotarlos de una estructura similar a la que debían de tener antes de la construcción de los azudes.

   Para este otoño-invierno está prevista la plantación en los márgenes de una franja de vegetación ripícola con estaquillas y plantones de especies autóctonas para favorecer la consolidación de los taludes y la recuperación del ecosistema fluvial.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés