Piden la derogación de la Ley de 2013 que declara la Tauromaquia patrimonio cultural

Actualmente está prohibida la tauromaquia en Cataluña y en la ciudad de San Sebastián, y desde hace 20 años no tiene lugar ninguna corrida de toros en las islas Canarias.

CiU e Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) han exigido en el Congreso de los Diputados la derogación de la Ley de 2013 que declara la Tauromaquia ‘patrimonio cultural’, según se recoge en sus enmiendas al articulado de la Ley para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, a las que ha tenido acceso Europa Press.

Actualmente está prohibida la tauromaquia en Cataluña y en la ciudad de San Sebastián, y desde hace 20 años no tiene lugar ninguna corrida de toros en las islas Canarias.

Además, en otro par de enmiendas, CiU e Izquierda Plural piden la supresión de la disposición final quinta del nuevo texto planteado por el Gobierno, que recuerda la existencia de aquella norma de 2013 que regula la tauromaquia como patrimonio cultural. Al eliminar esa referencia, lo que pretenden ambas formaciones es garantizarse que cualquier manifestación relacionada con el mundo del toro no sea regulada en España como patrimonio cultural.

- Advertisement -

«Las corridas de toros son contrarias a leyes aprobadas por los Gobiernos de al menos dos comunidades autónomas, y en el futuro podrían serlo también a las de otras comunidades que legislen en la misma dirección. No nos parece por ello adecuada la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural», sentencia la formación nacionalista catalana en la argumentación de su enmienda.

Asimismo, CiU e IU comparten otra enmienda por la que plantean que no se reconozca como patrimonio cultural inmaterial ningún ejercicio o práctica que conlleve un trato lesivo a animales, y «especialmente en los casos en los que dicho trato lesivo a estos entre en conflicto con una normativa legal autonómica».

CONTRA LA PRETENSIÓN DE ESTA LEY DE INVADIR COMPETENCIAS

Por otro lado, las enmiendas de CiU, IU-ICV, ERC y también las del PNV se enfocan en la denuncia de invasión competencial que ya realizaron durante el debate de totalidad de la ley en el Congreso, el pasado mes de diciembre.

En concreto, CiU ha presentado más de una veintena de enmiendas al articulado de la ley y más de la mitad son relativas a la supuesta invasión competencial que realiza el Ejecutivo con este proyecto de ley.

«El Estado ha elaborado este proyecto de ley expandiendo competencias que no le corresponden y todas van en ese sentido, de limitar el ámbito competencial. Cataluña tiene la competencia exclusiva en materia de Cultura, según establece su Estatuto de Autonomía de 2006», recuerda Surroca a Europa Press.

Por ello, la formación nacionalista catalana aboga por ejemplo en sus enmiendas por que deba dejarse a elección de las administraciones autonómicas si desean participar del Plan Nacional de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, o elaborar uno propio que se adecue a sus tradiciones culturales.

Asimismo, la decena de enmiendas planteadas por el PNV, que ha sido recogida por Europa Press, se centra exclusivamente en este asunto y, en ellas, la formación vasca remarca que la competencia cultural es «exclusiva» de las comunidades autónomas y, por tanto, las medidas de difusión, transmisión y promoción cultural es de su competencia, y les corresponde a ellas.

ERC, en su paquete de tres enmiendas, solicita que esta ley no sea de aplicación ni en Cataluña, ni en la Comunidad Valenciana, ni en las Islas Baleares, puesto que estas comunidades ya cuentan con una normativa que regula el Patrimonio Cultural autonómico.

ASPECTOS MÁS TÉCNICOS

El PSOE y UPyD han preferido centrar sus enmiendas en aspectos más técnicos. Así por ejemplo, los socialistas plantean que, a efectos de esta Ley tendrán la consideración de bienes del patrimonio cultural inmaterial los nombres geográficos porque «no sólo son expresión cultural e histórica de las comunidades que los han producido sino que son un elemento que se integra en el Patrimonio Cultural con una expresión inmaterial».

Por otro lado, CiU propone que se consideren también patrimonio cultural inmaterial las composiciones musicales y la ejecución instrumental, el Cante individual, a dúo o en agrupaciones musicales tradicionales, los orfeones y los coros, pero también otros sonidos arraigados en la colectividad (percusión, sonidos asociados a las actividades laborales, mascletàs, tamborradas, mapas de sonidos).

IU también destina parte de sus enmiendas a «recoger el espíritu de la Convención de Naciones Unidas de Patrimonio Cultural Inmaterial», por el que se ha formulado esta ley.

A su vez, sobre la definición de patrimonio cultural inmaterial que fija la ley, Izquierda Unida propone la inclusión también de todo aquello que respeta el medio ambiente y a los animales.

Entre las cinco enmiendas presentadas por la formación que lidera Rosa Díez, se plantea que, por ejemplo, en los procedimientos encaminados a la preservación y protección del bien expoliado no sólo se soliciten informes a las administraciones públicas, sino también a las corporaciones locales.

«Consideramos que las corporaciones locales son tan competentes como las autonómicas en aquellos asuntos que le afecten directamente y por tanto son estas las que deben elaborar los informes correspondientes», argumenta la formación que lidera Rosa Díez.

UPyD propone también que tanto las instituciones museísticas, así como las bibliotecarias y archivísticas, sean susceptibles de desarrollar acciones de investigación, preservación y difusión. «La difusión de uno de los principales pilares en este sector pues todo aquello que no se difunde pasa a ser desconocido y todo aquello que se desconoce se convierte en un bien desaprovechado», ha agregado.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés