Actualizar

martes, enero 31, 2023

Barcelona hará recogida de residuos selectiva puerta a puerta en el casco antiguo de Sarrià

La medida se incluye en la estrategia Residu Zero, que pretende superar el «estancamiento» de la recogida selectiva y aumentarla del actual 36% al 60%, ha explicado este lunes en rueda de prensa la teniente de alcalde Janet Sanz junto al concejal de Sarrià-Sant Gervasi, Daniel Mòdol, y al comisionado de Ecología, Frederic Ximeno.

El Ayuntamiento de Barcelona implantará a partir de febrero la recogida de residuos selectiva puerta a puerta en el casco antiguos de Sarrià, la primera zona de la ciudad que contará con este sistema, que pretende aumentar la recogida por tipos de residuos para mejorar el reciclaje.

La medida se incluye en la estrategia Residu Zero, que pretende superar el «estancamiento» de la recogida selectiva y aumentarla del actual 36% al 60%, ha explicado este lunes en rueda de prensa la teniente de alcalde Janet Sanz junto al concejal de Sarrià-Sant Gervasi, Daniel Mòdol, y al comisionado de Ecología, Frederic Ximeno.

El sistema establece días concretos de recogida de cada tipo de residuo y excluye el uso de contenedores, que ya no se usan en el casco antiguo desde el año 2000, porque ya se recogían los residuos en las puertas pero sin la separación por días de los tipos de residuos.

Los residuos deberán dejarse en la calle entre las 20.00 y las 22.00 horas, y se recogerán cuatro días a la semana –los lunes, miércoles, viernes y domingo– en función del tipo de residuo, mientras que los martes, jueves y sábado no pasará camión, algo que implicará una reducción del ruido, ha dicho Ximeno.

El resto no reciclable se recogerá los lunes; envases y metales, los miércoles y domingos, y el papel y cartón, los viernes, mientras que el orgánico y el residuo sanitario –como compresas y pañales– se recogerán los lunes, miércoles, viernes y domingos.

Además, se habilitarán puntos «de emergencia» en la zona para poder tirar residuos si no se puede hacer en el día indicado, con un servicio complementario los días sin recogida prevista, que prestará un servicio itinerante que se ubicará en tres puntos distintos a lo largo de la mañana de los martes, jueves y sábados.

Los vecinos del casco antiguo, en el que hay unos 8.500 habitantes, recibirán los cubos y las bolsas necesarias para el nuevo sistema de recogida, y los que no respeten la separación de residuos recibirán avisos para garantizar su conocimiento del funcionamiento del sistema con una voluntad inicialmente pedagógica.

Mòdol ha resaltado que el nuevo sistema representará un «cambio de hábitos importante», por lo que se impulsarán campañas de comunicación para informar a los vecinos hasta que se implante el 19 de febrero.

AMPLIARLO A OTROS BARRIOS

La teniente de alcalde ha destacado que este proyecto parte de la iniciativa de movimientos sociales y vecinales –como la Associació de Veïns de Sarrià– y que el objetivo es incorporar al sistema otras zonas de la ciudad con características similares, después de evaluar el funcionamiento en esta zona y ajustarlo, ha detallado Ximeno.

Sanz ha resaltado que la recogida y el tratamiento de residuos cuesta en Barcelona unos 145 millones de euros anuales, de los que las viviendas pagan unos 200 al año –los comercios asumen el resto–, con fondos que gestionan el Ayuntamiento, para la recogida, y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), para el tratamiento.

El concepto por tratamiento de residuos que abonan las viviendas al AMB está incluido en la factura del agua, algo que el Ayuntamiento propone cambiar, separando los dos recibidos para que los ciudadanos sean más conscientes del gasto que implica el tratamiento de residuos, han dicho Sanz y Ximeno.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés