Combustible nuclear y residuos radiactivos supusieron casi el 40% de los impuestos ambientales por contaminación en 2015

Además, según la estadística de las Cuentas ambientales de los impuestos ambientales, publicada este miércoles por el INE, los impuestos y cánones de vertidos, el canon de explotación de hidrocarburos y el canon de superficies de minas supusieron el 23,9 por ciento del total de esta categoría impositiva.

El impuesto sobre producción y almacenamiento de combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos supusieron el 39,1 por ciento de los impuestos ambientales sobre la contaminación y los recursos, la única categoría de otros impuestos a la producción que creció, en este caso un 7,1 por ciento, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Además, según la estadística de las ‘Cuentas ambientales de los impuestos ambientales’, publicada este miércoles por el INE, los impuestos y cánones de vertidos, el canon de explotación de hidrocarburos y el canon de superficies de minas supusieron el 23,9 por ciento del total de esta categoría impositiva.

En total, la recaudación por impuestos ambientales alcanzó un total de 20.640 millones de euros en 2016, lo que representa el 1 por ciento menos que en 2015 y, en total, estos representaron el 8,4 por ciento del total de impuestos en España, dos décimas menos que el año anterior, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

- Advertisement -

De acuerdo con las estadísticas de las ‘Cuentas medioambientales. Impuestos ambientales’ del INE, los impuestos del sistema de cuentas nacionales, los de naturaleza ambiental representaron en 2016 el 46,4 por ciento del total de Impuestos sobre los productos excluidos el IVA y los impuestos sobre las importaciones y alcanzaron los 17.239 millones de euros, un 1,4 por ciento menos que el año anterior.

Del mismo modo, respecto a los ‘Otros impuestos corrientes’, los impuestos con finalidad ambiental supusieron el 42,9 por ciento del total y los Impuestos sobre la producción ambientales, el 8,3 por ciento.

En concreto, los impuestos ambientales se agrupan en tres categorías: impuestos sobre la energía, impuestos sobre el transporte e impuestos sobre la contaminación y los recursos.

Los primeros, los impuestos sobre la energía alcanzaron 17.130 millones de euros en 2016, lo que supone un descenso del 1,7 por ciento respecto a 2015. Por el contrario, los impuestos sobre el transporte crecieron un 1,3 por ciento y los impuestos sobre la contaminación y los recursos también crecieron, en este caso un 5,6 por ciento.

Dentro de los impuestos sobre productos, los impuestos sobre la energía alcanzaron 16.734 millones de euros, un 1,7 por ciento menos que el año anterior. Los impuestos sobre el transporte aumentaron un 13,4 por ciento (406 millones), mientras que los impuestos sobre la contaminación y los recursos descendieron un 2,9 por ciento (99 millones).

En cuanto a los impuestos sobre productos energéticos, el aplicado a hidrocarburos, representó el 77,4 por ciento del total, aumentó un 3,8 por ciento. Por el contrario, el Impuesto sobre la electricidad, que supuso un 8,1 por ciento del total, disminuyó un 7,2 por ciento.

Del mismo modo, entre otros impuestos sobre la producción, los impuestos sobre la contaminación y los recursos fueron los únicos que subieron en 2016, con un crecimiento del 7,1 por ciento.

Entre ellos, las categorías con mayor peso fueron el impuesto sobre producción y almacenamiento de combustible nuclear gastado y residuos radiactivos (39,1 por ciento del total) y los Impuestos y cánones de vertidos, canon de explotación de hidrocarburos, canon de superficies de minas (23,9 por ciento).

La categoría de otros impuestos corrientes, los impuestos con finalidad ambiental bajaron un 0,7 por ciento. Los impuestos sobre el transporte aplicados a vehículos de tracción mecánica pagado por los hogares representaron el 98,3 del total de esta categoría.

Por otro lado, el INE avanza también los resultados por sectores productivos y hogares del año 2015 e indica que el total de impuestos ambientales ascendió a 20.857 millones de euros, un 7,6 por ciento más que en 2014.

Ese año, los impuestos sobre la energía alcanzaron 17.429 millones de euros (el 83,6 por ciento del total). Los impuestos sobre transporte ascendieron a 2.553 millones (12,2 por ciento) y los Impuestos sobre la contaminación y los recursos llegaron a 875 millones (4,2 por ciento). Los impuestos sobre la energía aumentaron un 8 por ciento sobre 2014 y los impuestos sobre el transporte, un 0,2 por ciento. Los impuestos sobre la contaminación y los recursos se incrementaron un 27 por ciento.

Del total de impuestos ambientales, los hogares pagaron el 52,8 por ciento del total, un 5,9 por ciento más que el año anterior. Por tipo de impuesto, los hogares pagaron el 77,6 por ciento de los Impuestos sobre el transporte y el 51,7 por ciento de los Impuestos sobre la energía. Por el contrario, los sectores productivos pagaron un porcentaje mayor de Impuestos sobre la contaminación y los recursos, 96,6 por ciento.

Las ramas de actividad que pagaron más impuestos ambientales en 2015 fueron transporte y almacenamiento (15,4 por ciento del total) seguido por la industria manufacturera, 9,6 por ciento y suministro de energía, eléctrica, gas, vapor y agua, 7,7 por ciento. Por el contrario, los que menos pagaron fueron industrias extractivas (0,8 por ciento); construcción (1,1 por ciento) y agricultura, ganadería, selvicultura y pesca (1,2 por ciento).

La Contabilidad Medioambiental es una operación estadística de síntesis cuyo objetivo general es la integración de la información medioambiental de manera coherente en el sistema central de Cuentas Nacionales.

Los impuestos ambientales alcanzaron un total de 20.640 millones de euros en 2016, lo que representa un 1 por ciento menos que en Los hogares españoles pagaron el 52,8% del total de impuestos ambientales en 2015, un 5,9% más que el año anterior

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés