Asturias. Esta amenazada la salubridad del agua potable de Luarca por vertidos de purines al rio Negro

 La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies, ha denunciado ante la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, vertidos de purines en el rió Negro. 

Hemos comprobado como a las orillas del rió Negro en la braña de Concernoso en el concejo de Valdés se está produciendo un vertido ingente de purines que acaba en el cauce del río, del que se abastece Luarca. 

Por todo ello y en vista de las fuertes pendientes de la zona superior en muchos casos al 20%, es evidente que esta concentración de vertidos de purines en las épocas de estiaje, afecta a la calidad del  agua del rió Negro incumpliendo de forma clara la Resolución del 26 de mayo de 1997 del conocido como Código de  Buenas Prácticas Agrarias  publicada en el Bopa del 31/07/1997. 

Los vertidos de purines  exponen a los colindantes a los efectos perniciosos de los purines que va desde los malos olores e irritaciones producidas por la urea hasta la exposición a las nitrosaminas (potencialmente cancerígenas) pasando por la exposición a agentes patógenos como Salmonella, Brucella, Mycobacteriumtuberculosos, Leptospira, Yeersinia, Campylobacter, Erysipelothris, Listeria y Treponema entre otros (Elías R. Ferri,11993 .Paulino Díaz2 en conferencia de presentación ante la Real cademia de Ciencias Veterinarias de España).  

- Advertisement -

La Confederación Hidrográfica tiene autorizada una captación del río para abastecimiento de agua de Luarca, por lo que los vertidos en zonas próximas al río puede contaminar éste, lo que unido a la precaria depuradora de Luarca puede generar un problema sanitario a miles de personas cuando el río baje con escaso caudal y los purines afecten mas al no tener el río capacidad de dilución de este contaminante. 

Hay que recordar que ya la Directiva del Consejo 91/676/CEE, de 12 de diciembre de 1991, relativa a la protección de las aguas contra la contaminación producida por nitratos utilizados en la agricultura, establece la obligación de los Estados miembros de identificar las aguas que se hallen afectadas por nitratos de esa procedencia, designando, en su caso, como zonas vulnerables a aquellas superficies cuya escorrentía de lugar a dicha afección. A pesar de ello en Asturias la Consejería de Fomento no designó sorprendentemente ninguna zona vulnerable, pero eso no impide que haya zonas como estas muy afectadas por los vertidos continuos de purines. 

Esperemos que estos las autoridades responsables pongan freno a esta peligrosa práctica ganadera en las orillas de los ríos asturianos. 

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés