Galicia, viviendas de Mos se incorporan, a través del concello, al programa de compostaje doméstico de Sogama

•De esta forma ya son 1.340 los hogares de distintos puntos de Galicia adscritos al proyecto de autocompostaje impulsado por la Sociedade Galega do Medio Ambiente desde el año 2010.

•Las viviendas participantes serán dotadas con compostadores de 360 litros de capacidad, fabricados con material reciclado y reciclable, que servirán para obtener un abono natural de alta calidad con el que fertilizar suelos (jardines, huertos y tierras de cultivo).

•Las familias adscritas a esta iniciativa contarán también con manuales didácticos de apoyo y el asesoramiento individualizado otorgado por personal municipal, que ya ha recibido la correspondiente formación a fin de visitar casa por casa y comprobar la técnica seguida.

•Las evidentes ventajas ambientales, económicas y sociales del autocompostaje, ya constatadas por otros concellos, han llevado al equipo de gobierno de Mos a adscribirse a este programa con la pretensión de beneficiarse de las mismas, contribuyendo así a una gestión más sostenible de los residuos producidos en su territorio.

Cerceda, a 14 de mayo de 2013.- Más de medio centenar de viviendas unifamiliares pertenecientes a la localidad de Mos (Pontevedra) se incorpora al programa de compostaje doméstico impulsado por Sogama, haciendo un total de 1.340 los hogares de las cuatro provincias gallegas adscritos a esta iniciativa desde el año 2010.

El modus operandi a seguir en el concello pontevedrés será similar al utilizado en municipios de otros puntos de la comunidad. Así, y tras la selección de las familias que voluntariamente quieran participar en la experiencia, éstas serán dotadas con compostadores de 360 litros de capacidad, fabricados con material reciclado y reciclable, que servirán para obtener abono natural a partir de la materia orgánica generada. Se trata de recipientes con los que, en todo caso, se pretende facilitar el proceso de elaboración de abono, en sustitución de las conocidas “pilas de compost al aire libre”, haciéndolo de una forma más moderna e higiénica.

Los usuarios dispondrán también de manuales didácticos de apoyo en los que se explica, de forma pormenorizada, los pasos a seguir para el correcto desarrollo de su labor. Adicionalmente, personal designado por el concello, que ya ha sido formado, se encargará de realizar un seguimiento “puerta a puerta”, o, lo que es lo mismo, de visitar casa por casa para comprobar el trabajo realizado por los participantes y su plena adecuación a los requisitos estipulados, solventando posibles dudas y corrigiendo los errores más comunes.

No obstante, el bagaje acumulado por Sogama hasta el momento viene a confirmar que se trata de una iniciativa que no supone un gran esfuerzo extra para la población, toda vez que la segregación de la materia orgánica en origen, bien para elaboración de compost o bien para alimento del ganado, forma parte de las prácticas tradicionales en el rural gallego, permitiendo cerrar el ciclo de recuperación de los restos orgánicos y evitar su depósito en los contenedores verdes convencionales.

TODO VENTAJAS

Las ventajas del autocompostaje son múltiples, tanto para los hogares participantes como para los propios concellos, ya que permite reducir la frecuencia de recogida de los contenedores genéricos y entregar menos basura a Sogama, disminuyendo así el importe de la factura a pagar a esta empresa pública. Al mismo tiempo, posibilita la obtención de un abono natural libre de contaminantes y con excelentes propiedades para el suelo, tanto en jardines como en huertos y tierras de cultivo.

Transcurridos 4 ó 5 meses desde la puesta en marcha de esta experiencia, las viviendas de Mos que participen en la misma podrán ver el resultado de su trabajo: un excelente compost que, de seguir la pauta marcada por el resto de municipios incorporados a esta iniciativa, como así cabe esperar, cumplirá con todos los parámetros y requisitos establecidos por el Ministerio de Medio Ambiente para ser aplicado en la agricultura. De hecho, los análisis realizados por la Universidad de Santiago de Compostela en algunas de las localidades implantadas así lo certifica.

A nivel social, los beneficios del compostaje casero tampoco son desdeñables, pues evita los frecuentes desplazamientos que la población rural, por lo general envejecida, debe realizar hasta los contenedores para depositar sus bolsas de basura. Al canalizar la fracción orgánica a través de esta vía, los traslados podrán realizarse de forma más distanciada.

Además, se ha comprobado que, por lo general, realizando una correcta separación de los restos orgánicos, mejora simultáneamente la segregación del resto de las fracciones de desechos, garantizando con ello su posterior reciclado; un gesto con interesantes compensaciones económicas para los ayuntamientos, ya que cuantos más materiales envíen a los centros recicladores y mayor sea la calidad de los mismos, más ingresos económicos recibirán por parte de los sistemas integrados de gestión.

http://www.sogama.es/ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Vertidos de la mina de Loreñe

¿Plásticos naturales?

El plástico acidifica el océano