Ecologistas en Acción apunta que pueden ser más los pueblos y ciudades que reciben, a través del grifo, agua contaminada, dado que no se disponen de mediciones periódicas de la totalidad de municipios.

Un hecho muy grave

Para la organización ecologista este hecho es especialmente grave, pues con la contaminación de las aguas de abastecimiento, además de poner en riesgo la salud de las personas, se está conculcando a más de un millón de personas el derecho humano al agua potable y el saneamiento, establecido como tal por Naciones Unidas en 2010.

Esta contaminación de las aguas tiene su origen en la proliferación de macrogranjas intensivas (España es ya el mayor exportador mundial de carne de cerdo) y al uso masivo de abonos nitrogenados en la agricultura, especialmente en el regadío, que además no para de crecer, de manera legal e ilegal.

En ambos casos esto sucede con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y de las Consejerías de Agricultura, Pesca y Alimentación de algunas Comunidades Autónomas. Se trata de una contaminación especialmente grave, ya que en las aguas subterráneas pasa a ser prácticamente irreversible.

Por todo ello, Ecologistas en Acción ha solicitado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que, como responsables de la gestión del agua en España, adopten las medidas necesarias para corregir la actual situación, que pasan necesariamente por frenar la implantación de nuevas explotaciones ganaderas intensivas, así como la expansión del regadío, limitando también el uso de abonos nitrogenados en los regadíos existentes.

La organización ecologista señala que se trata de un problema ambiental y social muy importante, por lo que tiene previsto para 2023 medir el nivel de nitratos en las aguas de numerosos municipios de todo el Estado español. Con la idea de denunciar ante las administraciones responsables, la Fiscalía y la opinión pública aquellos casos en los que se superen los niveles de nitratos permitidos. ¿Tomas agua con nitratos?