El mayor productor mundial de atún raya la ‘delincuencia’

Greenpeace ha iniciado una campaña para demandar a la mayor empresa atunera a nivel mundial, Thai Union, a que tome medidas urgentes para eliminar las condiciones de abuso laboral y las prácticas pesqueras destructivas de su cadena de suministro.

• La empresa Thai Union es dueña de varias marcas en el mercado europeo que estarían ligadas a estas prácticas

Greenpeace ha iniciado una campaña para demandar a la mayor empresa atunera a nivel mundial, Thai Union, a que tome medidas urgentes para eliminar las condiciones de abuso laboral y las prácticas pesqueras destructivas de su cadena de suministro.

Tras la publicación en la prensa internacional de investigaciones y reportajes que conectan a Thai Union con vulneración de derechos humanos, trabajos forzosos y métodos de pesca destructivos, Greenpeace ha contactado con la empresa para pedir un plan de trabajo para cambiar hacia métodos de pesca sostenibles y hacia una mayor supervisión, trazabilidad y transparencia de sus operaciones en el mar. Thai Union y sus marcas subsidiarias pescan atún mediante la pesca de cerco con dispositivos agregadores de peces (FAD en sus siglas en inglés) y palangre. Estos métodos generan capturas accesorias de especies no objetivo (como tiburones, aves marinas y tortugas), juveniles de atún y además en determinadas flotas están asociados frecuentemente a la pesca ilegal y la violación de los derechos humanos y laborales. Greenpeace ha enviado un informe a los accionistas de Thai Union con los riesgos asociados a la empresa.

«La industria del atún está fuera de control y una claro ejemplo es esta empresa. Thai Union no puede continuar explotando los océanos y poniendo en peligro a los trabajadores en el mar“ ha declarado Elvira Jiménez, responsable de océanos de Greenpeace, quien ha añadido que ”Thai Union tiene la responsabilidad, como la mayor conservera de atún mundial, de limpiar su expediente y mover a la industria en una dirección positiva».

- Advertisement -

La semana pasada, la Unión Europea expidió una tarjeta amarilla a Taiwan por su falta de acción para luchar contra la pesca ilegal no declarada no regulada (INDNR), que en muchos casos se asocia con abusos laborales. Este mismo aviso se expidió este mismo año a Tailandia por sus deficiencias en la lucha contra la pesca INDNR. Las acciones que decida tomar Thai Union, como la compañía pesquera más grande de Tailandia, podrían determinar si la UE expide finalmente una tarjeta roja, lo que supondría la prohibición de la entrada de productos pesqueros de Tailandia al mercado europeo.

Greenpeace España ha publicado recientemente su segunda edición del ranking de atún en el que se evalúan 14 marcas a la venta en nuestro país. Al contrario que Thai Union, la trazabilidad y la lucha contra la pesca ilegal son los puntos fuertes de las marcas evaluadas. La sosteniblidad de las artes pesqueras y la transparencia al consumidor son los puntos rojos a mejorar en la mayoría de las marcas.

«El atún de Thai Union está presente en el mercado europeo aunque por ahora no llega al mercado español, pero no hay que bajar la guardia. La industria atunera española, como actor clave en este sector, tiene la oportunidad de liderar la sostenibilidad de la pesca y producción de atún a nivel mundial. Ya se han dado pasos en la dirección correcta, pero queda aún mucho por recorrer» ha apuntado Jiménez.


Greenpeace es una organización independiente que no acepta dinero de gobiernos ni empresas para poder denunciar a todas aquellas personas o instituciones que amenazan al planeta. Solo el apoyo desinteresado de nuestros socios y socias hace posible nuestro trabajo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés