Euskadi, ‘opacidad’ en el proyecto del embalse de Barrón

EQUO incide en que el embalse de Barrón no es la solución a un modelo que hace aguas. El medio rural necesita inversiones que faciliten la producción y el consumo local y circular, en base a criterios de sostenibilidad social y ambiental.

EQUO denuncia que detrás del proyecto del embalse de Barrón hay intereses ocultos. Las y los agricultores de la zona ya han denunciado que el proyecto no atiende a los intereses del sector. Sin embargo, tanto el Ministerio como la Diputación Foral de Álava continúan con su intención de llevarlo a cabo. Nos encontramos ante un nuevo episodio de despilfarro de dinero público, más de 180 millones de euros, que atiende a un modelo caduco, antisocial e insostenible.

EQUO incide en que el embalse de Barrón no es la solución a un modelo que hace aguas. El medio rural necesita inversiones que faciliten la producción y el consumo local y circular, en base a criterios de sostenibilidad social y ambiental. En una comarca como la de Ribera Alta, lo último que se necesita es un proyecto de estas características. EQUO propone como alternativa a dicho modelo un proceso participativo con el sector primario que elabore un plan basado en los circuitos cortos de producción y en el fomento del producto local y de proximidad y que establezca las medidas necesarias para asegurar un medio rural vivo y sostenible.

EQUO quiere resaltar los graves impactos socioeconómicos que supondría la construcción del embalse para la zona así como los daños sobre la biodiversidad y la conservación de la naturaleza. A la pérdida de las tradicionales explotaciones agroganaderas de la zona y al impacto social sobre la movilidad de los pueblos de Ribera Alta se suma la afección sobre la Red Natura 2000 y sobre el águila real, especie catalogada como vulnerable por el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés