El Algarrobico y las ‘estupideces’ de la constructora

La promotora del hotel ubicado en terreno no urbanizable, según la última sentencia dictada por el Tribunal Supremo (TS), ha reclamado a Greenpeace en torno a 200.000 euros por un presunto delito de daños por el que están acusados los activistas.

Unos cinco activistas de la organización ecologista Greenpeace han sido citados para declarar este jueves en calidad de investigados por el Juzgado de Instrucción número XXX de Vera (Almería) ante su presunta participación en la sexta acción que la entidad llevó a cabo sobre el hotel del Algarrobico, en Carboneras (Almería), en 2014, cuando pintaron un punto negro sobre el inmueble.

Según han explicado a Europa Press fuentes de la organización, en la investigación auspiciada tras la denuncia presentada por la promotora Azata del Sol se ha investigado a un total de 28 activistas, si bien ya una parte de ellos han declarado ante el juez instructor.

La promotora del hotel ubicado en terreno no urbanizable, según la última sentencia dictada por el Tribunal Supremo (TS), ha reclamado a Greenpeace en torno a 200.000 euros por un presunto delito de daños por el que están acusados los activistas.

- Advertisement -

Según han indicado fuentes jurídicas a Europa Press, por el momento y bajo esta investigación, el Juzgado de Instrucción número 1 de Vera (Almería) ha citado ya a declarar a siete personas quienes, mediante exhorto debido a sus lugares de origen, han dado su versión desde los juzgados de Madrid, Antequera (Málaga), Granada, Pontevedra y Zaragoza, entre otros.

Así, se espera que las declaraciones se prolonguen hasta finales del mes de abril, según los autos de citación emitidos hasta el momento por el juez instructor.

Fueron más de un centenar de activistas de Greenpeace, según los organizadores, los que acudieron el pasado 10 de mayo de 2014 hasta el hotel para pintar «un gigantesco punto negro de 8.000 metros cuadrados» en la fachada y exigir así su «desmantelamiento inmediato». La pintada permitía leer sobre el edificio ‘Hotel ilegal’.

Esta acción se produjo apenas mes y medio después de que el TSJA emitiera un segundo pronunciamiento –ahora anulado– que contradecía el anterior dictado por el mismo órgano en el que declaraba el terreno del Algarrobico como urbanizable, lo que a juicio de Greenpeace, no hacía más » enmarañar el caso y dar tiempo a las administraciones para no hacer cumplir la ley».

Cuatro días después de esta acción, un centenar de vecinos de Carboneras acudieron al hotel para modificar la pintada realizada por los activistas y cubrir de negro la ‘i’ de ‘ilegal’ para reivindicar así la apertura del edificio ya que, según ha defendido una parte de la población, sería «beneficioso» para la localidad en cuanto a generación de puestos de trabajo y riqueza.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés