El medio ambiente y la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central y la causa más común crónica no traumática de discapacidad en adultos jóvenes. La causa de la esclerosis múltiple se desconoce aunque la evidencia sugiere que existen diversos factores que contribuyen, tanto genéticos como ambientales.

Los factores ambientales pueden estar jugando un papel más importante en la aparición de la esclerosis múltiple (EM) de lo que se creía, según investigaciones dirigida por la Universidad Queen Mary de Londres y Barts Health NHS Trust, en Reino Unido.

La teoría se basa en nuevos hallazgos que muestran que los negros y los asiáticos del sur en el este de Londres tienen una mayor prevalencia de la esclerosis múltiple en comparación con aquellos grupos en sus países ancestrales, lo que indica una fuerte influencia del medio ambiente sobre la patología que podría ser lo que lleva as tasas de esclerosis múltiple superiores en Londres.

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central y la causa más común crónica no traumática de discapacidad en adultos jóvenes. La causa de la esclerosis múltiple se desconoce aunque la evidencia sugiere que existen diversos factores que contribuyen, tanto genéticos como ambientales.

Los estudios plantean que la etnicidad puede ser un factor de riesgo, con tasas de incidencia y prevalencia generalmente más altas en la población blanca que en otros grupos étnicos. Los factores ambientales parecen incluir infecciones virales y la deficiencia de vitamina D.

El director de este trabajo, el doctor Klaus Schmierer, afirma que «la esclerosis múltiple es una enfermedad en la que la ascendencia genética y los factores ambientales juegan un papel, sin embargo, se desconoce hasta qué punto estos dos aspectos están impulsando el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple».

«Hemos encontrado que personas de origen asiático y africano en Londres son mucho más propensas a tener esclerosis múltiple que las personas de la misma etnia que viven en sus países ancestrales. Nuestros resultados preliminares sugieren que los factores ambientales juegan un papel fundamental en el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple, mientras el telón de fondo genético individual puede ser de menor importancia», añade.

El estudio, publicado en ‘Multiple Sclerosis Journal’, empleó registros electrónicos de consultas de medicina general (GPs, por sus siglas en inglés) en cuatro distritos del este de Londres (Tower Hamlets, Newham, Hackney y la ciudad de Londres), en las que se les preguntó por el número de pacientes diagnosticados con EM, agrupados por origen étnico.

LA CULPA: AGENTES AMBIENTALES O COMPORTAMIENTOS INSANOS

De 907.151 pacientes registrados en GPs en el este de Londres, 776 tenían un diagnóstico de la esclerosis múltiple. La prevalencia global de EM en el este de Londres fue de 111 por cada 100.000 habitantes (152 mujeres y 70 para hombres). La prevalencia por 100.000 fue de 180 para la población blanca, 74 en el caso de los de raza negra y 29 para los asiáticos del sur.

La esclerosis múltiple parecía ser varias veces más frecuente entre los negros y los asiáticos del sur que vivían en Londres en comparación con aquellos grupos que habitaban en su territorio de origen. Incluso, la más alta prevalencia informada en cualquier país del África subsahariana, 0,24 por 100.000 en Ghana, es una pequeña parte de la prevalencia de esclerosis múltiple en los negros en el este de Londres (74 por 100.000). La prevalencia de EM para las personas que viven en India (7 por 100.000) o Pakistán (5 por 100.000) también fue mucho menor que para los asiáticos del sur que viven en el este de Londres (29 por 100.000).

Aunque las diferencias de prevalencia podrían explicarse por un menor número de diagnósticos de esclerosis múltiple que se producen en los países con menos recursos, el doctor Schmierer dice que es poco probable para explicar la brecha en la prevalencia entre estos territorios. Los investigadores creen que una explicación alternativa o adicional sería el aumento de la exposición en Reino Unido a los agentes ambientales o comportamientos que facilitan el desarrollo de la esclerosis múltiple.

Se ha previsto realizar estudios de seguimiento para analizar más a fondo estos hallazgos. Schmierer añade: «Si podemos definir con claridad el conjunto de factores de riesgo y su relevancia proporcional, podrían elaborarse medidas para cambiar o eliminar estos factores, lo que potencialmente erradicaría la esclerosis múltiple, que es nuestro objetivo final».

Los resultados sólo se aplican al este de Londres, y deben ser interpretados con precaución si se generaliza al resto de Reino Unido. Debido a la posibilidad de que algunas personas con esclerosis múltiple se perdieran en los conjuntos de datos de los GPs, los investigadores dicen que es probable que estas estimaciones de prevalencia estén subestimadas en aproximadamente una cuarta parte, pero que hay poco riesgo de sesgo en los datos de origen étnico.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés