Bajo Guadalquivir, los cangrejeros en ‘pie de guerra’

Valentín Murillo, presidente del sector de empresarios cangrejeros de Isla Mayor, ha informado a Europa Press de que durante esta reunión, Sanz ha trasladado «el apoyo institucional» de la Delegación del Gobierno central al sector económico de la pesca y comercialización del cangrejo.

El sector de empresarios cangrejeros de Isla Mayor (Sevilla), ante la sentencia del Tribunal Supremo que da la razón a Ecologistas en Acción y otros grupos conservacionistas y anula las excepciones que permitían la pesca y comercialización del cangrejo rojo, incluido en el Catálogo de Especias Exóticas Invasoras, ha celebrado una reunión con el delegado del Gobierno central en Andalucía, Antonio Sanz, para analizar «las diferentes estrategias jurídicas» disponibles para intentar «anular» dicha resolución judicial o lograr una solución alternativa.

Valentín Murillo, presidente del sector de empresarios cangrejeros de Isla Mayor, ha informado a Europa Press de que durante esta reunión, Sanz ha trasladado «el apoyo institucional» de la Delegación del Gobierno central al sector económico de la pesca y comercialización del cangrejo. Durante el encuentro, además, ambas partes habrían analizado «las diferentes estrategias jurídicas de actuación» disponibles para «intentar anular la sentencia y si eso no es posible, buscar una solución jurídica que evite la paralización del sector».

Murillo expone que en ambos casos, los pormenores jurídicos de tales opciones «son complejos», por lo que la idea de los cangrejeros es reunirse además con los «asesores jurídicos» de las consejerías de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural y la de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, al objeto de avanzar en la elección de la estrategia concreta a seguir.

EL CONFLICTO DEL CANGREJO ROJO

Murillo había detallado ya que el cangrejo rojo fue introducido en España a principio de los años 70, precisamente por el Ministerio de Medio Ambiente de aquella época, para favorecer «el desarrollo de zonas rurales deprimidas económicamente», siempre que la especie encontrase «vacío el nicho ecológico», es decir «que no interfiriese en las especies autóctonas».

Y es así como a lo largo de casi 50 años, el cangrejo rojo «se ha naturalizado totalmente en las marismas del Guadalquivir», dado que su población «no afecta a las especies autóctonas». No obstante, en 2011 el Catálogo de Especias Exóticas Invasoras incluyó en su listado al cangrejo rojo, extremo resuelto «mediante un real decreto» acompañado de una disposición adicional específica. Gracias a dichos instrumentos normativos, según Valentín Murillo, se permitió la pesca y comercialización del cangrejo rojo «como recurso zoogenético para la alimentación».

La sentencia del Supremo, merced a las acciones legales de los ecologistas, anula precisamente los mencionados instrumentos normativos que permitían la pesca y venta del cangrejo rojo.

Y dado que «el 70 por ciento de la población de Isla Mayor depende» de la pesca del cangrejo, esta sentencia constituye todo un «desastre» económico para toda la comarca del Bajo Guadalquivir, puesto que aunque Isla Mayor es «el centro neurálgico de la actividad productiva», hay pescadores y actividad relacionada con el sector en Puebla del Río, Coria del Río, Los Palacios y Villafranca, El Cuervo, Utrera, Pilas, Trebujena (Cádiz) y Almonte (Huelva).

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés