Atascos y cambio climático, es lo que se nos avecina con los coches sin conductor

Los coches sin conductor incrementarán el 150 por ciento del tráfico y esto conllevará muchos más atascos, si las ciudades no optan por ningún tipo de regulación, lo que acelerará la crisis climática.

El informe ‘Less (cars) is more: how to go from new to sustainable mobility‘ advierte de que si los coches autónomos llegan sin ninguna regulación, el tráfico en las ciudades aumentaría entre 50 y un 150 por ciento en 2050 y considera que las consecuencias serían muy graves.

Este incremento en el tráfico equivaldría estar en una hora punta permanente, según Transport and Environment, que añade que, aún «más grave» es el hecho de que esto conllevaría un aumento del 40 por ciento de las emisiones que haría «imposible» alcanzar los compromisos climáticos de la Unión Europea.

La explicación de Transport and Environment sobre el cálculo del incremento de tráfico se basa en que la ONG considera que, al circular sin conductor y disponer de una energía más barata, los «taxis del futuro» serán más asequibles, lo que conllevará a un aumento de la demanda.

El estudio de la ONG –con la que colabora Ecologistas en Acción– analiza varias posibilidades para solucionar estos problemas, como por ejemplo que las ciudades solo dejen entrar a coches eléctricos y prohíban la entrada a vehículos de gasolina, diésel y gas. Con esta medida, calcula que se emitiría un 23 por ciento menos gases de efecto invernadero.

También alerta de que si solo hay coches eléctricos sin conductor, incluso se usan de forma compartida, la congestión seguiría.

Por tanto, señala que el modelo da mejores resultados al reducir gradualmente el espacio para los coches de forma simultánea al despliegue del vehículo eléctrico compartido y autónomo, unas medidas con las que la ONG concluye que se podría reducir un 60 por ciento el tráfico.

El cambio permitiría reducir las emisiones de los coches en un 32 por ciento en 2050.

Para la coordinadora de transporte de Ecologistas en Acción, que forma parte de la red Transport and Environment, Nuria Blázquez, es preciso «eliminar» los coches de combustión interna de las carreteras para alcanzar los objetivos climáticos y mejorar la calidad del aire.

Además, ha añadido que para descarbonizar el transporte se deben conseguir ciudades habitables algo que estima que sólo será posible si se reduce el espacio para los coches y se devuelven el espacio público a las personas.

Finalmente, Ecologistas en Acción advierte de que el impacto que tendrá el aumento de la contaminación electromagnética derivada de la generalización de los coches autónomos asociada a las bajas frecuencias «no está suficientemente estudiado«.

Esta contaminación electromagnética parte del motor, baterías o sistema ABS y radiofrecuencias.

«Se necesita evaluar este impacto y elaborar directrices y criterios que minimicen la exposición a la contaminación electromagnética y sus riesgos para la salud».

«A esto hay que añadir otros impactos del vehículo eléctrico por la producción de baterías o la energía y los recursos necesarios para su fabricación que aconsejan también una reducción de los coches en nuestras carreteras», concluye Nuria Blázquez.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés