El ‘gas natural’ quiere meter su ‘cabecita’ en todos los hogares europeos

32 nuevos proyectos de infraestructuras de gas fósil (gas natural) figuran en la cuarta lista de Proyectos de Interés Común (PCI) que el Parlamento Europeo apoyará o rechazará este miércoles.

La consultora Artelys para European Climate Foundation advierte de que de aprobarse, la Unión Europea podría financiar con dinero público un «nivel sin precedentes de potenciales activos de gas varado» pese al compromiso de los Veintiocho de alcanzar la neutralidad de carbono en 2050.

La suma de los presupuestos de estos 32 proyectos podría suponer unos 29.000 millones de euros para unas instalaciones de gas varado, cuya vida útil es de 60 años o más, según el informe ‘An updated analysis on gas supply security in the EU energy transition’ (Un análisis actualizado de las instalaciones de gas en la transición energética de la UE’).

Artelys sostiene que la UE no necesita ninguna nueva infraestructura de gas fósil para asegurar la seguridad de suministro energético de la UE ya que esta infraestructura de gas fósil existente «ya es suficientemente capaz de satisfacer los futuros escenarios de demanda de gas en la UE, incluso en el caso de casos extremos de interrupción del suministro de gas».

Este miércoles, el Comité de Industria, Investigación y Energía (ITRE) del Parlamento Europeo votará rechazar o aceptar la cuarta lista PCI que se votará a mediados de febrero en el pleno de la Eurocámara.

El miembro del Parlamento Europeo, del Grupo Renew Europe, en el Comité ITRE, Martin Hojsík, considera que esta es «una de las primeras pruebas para la Comisión de Von der Leyen para demostrar que se toma en serio el Acuerdo Verde Europeo y el Acuerdo de París».

A su juicio, la lista propuesta por la Comisión Juncker «no es coherente» con los objetivos climáticos ni con la resolución del Parlamento sobre el Green Deal.

«Hago un llamamiento a la Comisión para que revise urgentemente tanto los criterios del PCI como la propia lista PCI. Europa necesita urgentemente proyectos de redes eléctricas inteligentes, incluidos los de Europa Central.»

«Con la escala de la transición a la energía limpia que se necesita, no podemos permitirnos desperdiciar ningún dinero público en infraestructuras de gas fósil que están destinadas a convertirse en activos varados», ha manifestado.

Por su parte, el ministro de Energía y Planificación Espacial de Luxemburgo, Claude Turmes, «no tiene ningún sentido» que los responsables de la toma de decisiones de la UE apoyen las inversiones en nuevas infraestructuras de gas con fondos públicos a través de la 4ª lista del PCI y del Mecanismo de Conexiones con Europa.

Además, destaca que el informe «desmiente» el argumento de que estas inversiones serían necesarias para la seguridad del suministro de gas de la UE.

«Nos arriesgamos a desperdiciar 29.000 millones de euros en futuros activos varados, al tiempo que encerramos nuestro sistema energético en la adicción al gas fósil durante los próximos 40 años. Necesitamos priorizar las inversiones en energía renovable por encima de los intereses de la industria europea e internacional del gas», ha valorado.

El exvicepresidente del IPCC Jean-Pascal van Ypersele, ha subrayado que la ciencia es «incuestionablemente clara» y por tanto, no se puede seguir quemando combustibles fósiles, incluido el gas fósil -gas natural-, que debe ser «eliminado gradualmente» en una transición a la energía renovable limpia.

En su opinión, el informe confirma que los responsables de la toma de decisiones de la UE «no tienen ningún fundamento para justificar la prioridad de una nueva infraestructura de gas fósil en nombre de la seguridad energética de la UE o de la futura demanda de gas».

La lista de PCI se define cada dos años y está formada por proyectos de infraestructuras de transmisión de energía que son prioritarios para la UE para la financiación pública directa y los préstamos del Banco Europeo de Inversiones.

La lista del 4º PCI contiene 32 proyectos de infraestructuras de gas fósil, lo que supondría ampliar las infraestructuras de gas de la UE, pese a que las proyecciones de la Comisión Europea estiman que el logro de los objetivos climáticos y energéticos para 2030 resultará en una reducción del gas fósil en un 29 por ciento, mientras que se está en el camino hacia una completa eliminación del gas fósil para 2050.

El Banco Europeo de Inversiones puede aprobar hasta 2021 proyectos de infraestructura de gas incluidos en la cuarta lista de PCI cofinanciados con el presupuesto de la UE pero recientemente la entidad ha mostrado su intención de no financiar proyectos de energías fósiles. Sin embargo, si esta lista fuera aprobada por el Parlamento Europeo, sería susceptible de recibir préstamos del BEI, en el marco de la Política de Préstamos Energéticos.

Entre los proyectos que se incluyen en esta cuarta lista PCI figuran la terminal de GNL (gas natural licuado) de KrK en Croacia, el gasoducto transadriático (TAP) que atraviesa Italia, Albania y Grecia, la terminal de GNL de Shannon en Irlanda y el gasoducto Eastmed que cruza Chipre y Grecia.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés