Proyecto piloto ReLUCE

Esta iniciativa, además, permite establecer la limitación de potencia como alternativa al corte de suministro eléctrico y optimiza la gestión de ayudas para el pago de la electricidad que conceden los ayuntamientos.

Endesa, el Ayuntamiento de Calatayud y la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES) han decidido extender un año más el proyecto piloto ReLUCE, un innovador sistema de prepago de electricidad para incentivar el consumo eficiente de energía y controlar el gasto en familias vulnerables.

El objetivo de esta segunda edición es llevar a cabo una serie de mejoras en la operativa, así como seguir de forma mucho más cercana la experiencia de las familias para, en un futuro, estudiar una posible escalabilidad del procedimiento como mecanismo para mitigación de la pobreza energética.

El proyecto se inició a finales de 2018 y las 18 familias bilbilitanas participantes han tenido una percepción muy positiva del sistema, ya que han podido reducir el consumo de energía en un 6 por ciento y han rebajado su gasto en un 23 por ciento. Además, casi un 70 por ciento de ellas han conseguido ajustar sus consumos a las recargas propuestas.

A través del programa ReLUCE, el usuario es informado a través de SMS, de forma semanal, sobre la evolución de su saldo y de la previsión de necesidad de recarga, si fuera necesario, para llegar a final de mes. De este modo, el consumidor puede llevar un control sobre el gasto realizado y adecuar su consumo.

Cuando el saldo está próximo a terminarse o en caso de detectar un elevado ritmo de consumo, los participantes reciben un aviso en el móvil informándole sobre la necesidad de realizar una recarga. Si no la realizan y se quedan sin saldo, la potencia queda reducida hasta un nivel que les permita cubrir las necesidades básicas, evitando el corte de suministro.

Para un 81 por ciento de las familias, este sistema de información, a través del cual han conocido periódicamente su saldo, ha generado tranquilidad, seguridad y capacidad de prever sus gastos para organizarse económicamente y adecuar su consumo. La información que se les ha ido trasmitiendo les ha permitido adaptar sus hábitos y concienciarse de un consumo más eficiente.

La optimización de los contratos, así como el sistema de recarga, también han sido claves para que las familias controlaran el gasto.

En cuanto a la reducción de potencia, únicamente ha sido necesario aplicarla en nueve ocasiones y ha sido calificado de positivo el preaviso de su ejecución. La extensión del proyecto un año más permitirá obtener más información sobre la factibilidad de este mecanismo como alternativa al corte de suministro.

Consumo real

Una de las mejoras previstas para esta segunda edición consistirá en que la información periódica que se está facilitando se refiera al coste variable eliminando el efecto del termino fijo, de manera que se pueda seguir con mayor facilidad la correlación de la energía realmente consumida y el importe asociado a la misma.

Otro de los aspectos que ha sido muy bien acogido entre los participantes ha sido la formación e información sobre la factura, por lo que, en esta segunda etapa del proyecto, se va a hacer un seguimiento más cercano de los participantes, a través de talleres sobre ahorro energético y visitas a los hogares para asesorar sobre los equipos y realizar análisis de consumos personalizados.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés