Polémica en Madrid a cuenta del proyecto de modificación de la ordenanza de Movilidad

Incluye modificaciones como que los grandes eventos que se celebren en Madrid y cuya asistencia sea superior a 5.000 personas tendrán que contar con una memoria de impacto ambiental que recoja medidas preventivas y compensatorias por contaminar.

El Grupo Municipal Socialista ha cargado contra el «marketing vacío» y el «lavado de cara» del proyecto de modificación de la ordenanza de Movilidad que este lunes ha avanzado el área de Medio Ambiente y Movilidad, con Borja Carabante al frente. Lo han tildado de mero «globo sonda».

Además todos los edificios que se construyan en la ciudad desde este otoño, ya sean viviendas u oficinas, deberán contar con puntos de recarga eléctrica y reserva de superficies para el autoconsumo de energía renovable. Además el Ayuntamiento vigilará las emisiones de los tubos de escape y podrá retirar los vehículos más contaminantes.

Para los socialistas, estos anuncios no son más que una «cortina de humo» del Gobierno municipal»sobre sus políticas insostenibles y contrarias al medio ambiente. Además los socialistas dudan de que pueda estar aprobada este año ya que no se ha dado ni un solo paso en su tramitación, ni siquiera el inicial de consulta pública».

«Este anuncio», este «globo sonda», «carece de credibilidad hasta que no se haga público el proyecto de ordenanza. Y desde luego que, como aún no se ha iniciado la tramitación, no podrá aprobarse hasta 2021 como muy pronto», apuntan los socialistas, en contra de lo señalado hoy por el área de Medio Ambiente.

Desde el PSOE insisten en que este anuncio «no es más que un burdo intento de lavado de cara ante los últimos retrocesos», entre los que enumeran «la reversión parcial de Madrid Central; Madrid 360 con medidas regresivas que aumentarán la contaminación y la ausencia de estudios obligatorios de impacto y, sin olvidar, proyectos insostenibles y polémicos como el mega-aparcamiento al lado del Retiro».

El Grupo Municipal consideran que es un ejemplo más de «la política ambiental de Almeida: pasos firmes contra la movilidad sostenible y contra la mejora de la calidad del aire», junto a «un marketing vacío», que se une a Madrid Green Capital, para intentar no presentarse como lo que realmente es, un gobierno medioambientalmente irresponsable».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés