Asturias. El nuevo Principado legaliza las irregularidades de Industrias Doy

Esta empresa viene recibiendo denuncias de los vecinos desde hace años debido al estado de precariedad de sus instalaciones que obligó a su cierre, volviendo a funcionar en precario a pesar de las continuas denuncias realizadas en todos estos.

Desde la Coordinadora nos oponemos a la autorización de  17 cámaras de la batería de cámaras B33 y las tolvas de coque. Hay que recordar que se han construido sin licencia, tal como se hace constar en el adjunto informe Municipal,  del 4 de Junio de 2004, emitido por la Sección de Licencias a pesar de ellos se usando reiteradamente.

 Como ya comentamos reiteradas veces esta instalación no esta en condiciones de seguir funcionando en una zona urbana al presentar un nivel de precariedad ambiental significativo con importante contaminación en el entorno tal como se comprobó reiteradas veces tanto por parte del Ayuntamiento como del Principado. En cambio el Principado autorizo este cambio sin el perceptivo tramite de información publica.

 Las instalaciones que el Principado a legalizado, agravarían los problemas que se generan en la instalación ya que el objetivo es aumentar la producción, lo que conlleva mas consumo de carbón y mas producción de mineral de coque, los impactos al menos serian:

– Generaría más ruido  del que ya soportan los colindantes, como se ha denunciado en reiteradas ocasiones. A modo de ejemplo recordar  que con fecha 22/10/04 el Ayuntamiento de Oviedo resolvió imponer medidas correctoras adicionales y con fecha 05/07/05 resolvió exigir un nuevo proyecto de medidas correctoras y en tanto limitar los horarios de actividad de la planta que ha sido reiteradas veces denunciado por los vecinos.

–   Aumento de la emisión difusa de partículas en el transporte por cinta del carbón molido hasta las mezcladoras y en el transporte de la mezcla de carbones molidos hasta los silos, aunque las cintas están carenadas o bajo techo se originan  emisiones difusas de partículas de carbón.

–  Aumento de la emisión difusa de partículas  en el llenado de los hornos con el carro de carga produce emisiones difusas de gases de batería y de partículas por las bocas de carga de los hornos y por la puerta de la allanadora, durante la nivelación del carbón.

–  Aumento de la emisión de los gases de combustión de las cámaras de calentamiento de las baterías de los hornos que se reúnen en una conducción que discurre por debajo de los hornos y se evacuan conjuntamente a la atmósfera a través de una única chimenea.

– Aumento de las emisiones difusas  que se producen durante la coquización  por las juntas de las puertas. También pueden existir emisiones de gases por las tuberías ascendentes, cuando se hace necesario limpiar las tuberías ascendentes para desatascarlas.

– Aumento de las emisiones difusas de partículas de coque en el deshornado, tanto en el lado del vagón de apagado (lado coque) como, en menor medida, en el dado de la deshornadora.

– Aumento de la emisión difusa de partículas en el manejo y clasificación del coque.

–  Aumento de la emisión difusa de partículas en la carga del coque en los camiones que lo transportan a destino se hace por medio de una pala mecánica. En esta operación se generan emisiones difusas de partículas de coque.

– Generaría más polvo en el trasiego y carga en las tolvas. por el defectuoso sistema de manejo y acopio del  carbón y del cock, con emisiones difusas del proceso,  muy importante al encontrarse al lado en una zona urbana.

Una vez más tanto el Principado como el  Ayuntamiento de Oviedo, no han atendido al los numerosos incumplimientos de la empresa que sido cazada reiteradas veces por los técnicos municipales y del Principado en ilegalidades y le han dado autorización sin atender nuestras alegaciones y la de los vecinos.

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Qué es la resiliencia

Premio a la mejor receta sostenible

Las mentiras verdes del textil