La Agencia Extremeña de la Energía señala que una conducción eficiente ahorra más de 200 euros anuales en combustible

La Agencia Extremeña de la Energía (Agenex) recuerda ante el período vacacional, que «incorporar criterios de ahorro y eficiencia energética» para realizar una «conducción eficiente» posibilita «una reducción del consumo de combustible y, en consecuencia, de las emisiones contaminantes a la atmósfera».

   Según datos de la Agencia extremeña, las buenas prácticas al volante suponen un ahorro medio de combustible del 15 por ciento, el mismo porcentaje de la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, y además «disminuye el riesgo de accidentes en carretera».

   En nota de prensa, Agenex estima que el ahorro anual de una conducción eficiente se sitúa en torno a los 226 euros, es la diferencia entre los 7 euros de media que consume un turismo cada 100 kilómetros con una conducción habitual, frente a los 5,5 euros de la conducción eficiente. «Una cifra nada desdeñable teniendo en cuenta el encarecimiento de los carburantes», apunta.

   Así, señala que la conducción eficiente consiste en «una serie de técnicas de conducción que, unidas a un cambio en la actitud del conductor, dan lugar a un nuevo estilo de conducción acorde a las nuevas tecnologías y sistemas que incorporan los vehículos modernos».

   Con ello, además de una «mejora del confort y un aumento de la seguridad vial», el conductor conseguirá una disminución del gasto energético y del coste de mantenimiento del vehículo (sistema de frenado, embrague, caja de cambios y motor) como consecuencia de una conducción más suave.

   Por otra parte, se dejan de emitir 563 kilos de CO2 al año por conductor.

FACTORES A TENER EN CUENTA

   Señala Agenex que, a la hora de conducir, hay que tener en cuenta que el uso del aire acondicionado incrementa hasta un 20% el consumo de carburante, y para conseguir una sensación de bienestar en el coche, se aconseja mantener la temperatura interior en torno a 23 ó 24 grados.

   Por su parte, las ventanillas totalmente abiertas incrementa el consumo en un cinco por ciento, y recomienza fijar una presión de 0,3 bares para neumáticos, por debajo de la presión fijada por el fabricante incide en un sobreconsumo de aproximadamente un tres por ciento.

   Señala además que el consumo de carburante «aumenta en función de la velocidad elevada al cuadrado», por tanto, un aumento de velocidad del 20 por ciento, lo que supone por ejemplo pasar de 100 a 120 kilómetros por hora «significa un aumento del 44 por ciento en el consumo».

   Recuerda además que el coche consume menos en las marchas largas y a bajas revoluciones, y se aconseja «evitar la sobrecarga del vehículo ocasionada por el exceso de peso y de objetos», ya que por cada 100kg de peso adicional se incrementa el consumo un cinco por ciento.

   Además, el uso de la baca, vacía o no, aumenta el consumo del carburante entre un dos y un 35 por ciento, por lo que se aconseja retirarla si no se está usando.

   Finalmente, apunta Agenex que el transporte por carretera es responsable del 32 por ciento del consumo energético en Extremadura, y señala que el Departamento de Planificación Energética de Agenex colabora con Gobierno extremeño en la promoción de la eficiencia energética y el uso racional de la energía en Extremadura, donde la movilidad ocupa un lugar destacado.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés