Turismo: alternativas sostenibles en tiempos de crisis

Estamos en pleno verano: calor … días largos … es el momento de disfrutar de unas merecidas vacaciones … pero a cualquier precio para el planeta? Si supiéramos la mochila ecológica que nuestros viajes comportan … quizás tomaríamos decisiones de otra manera.
Hacer turismo no debe implicar necesariamente viajar lejos y a un precio ambiental elevado. Conocer el territorio propio de cerca, la cultura popular, los monumentos que pasan desapercibidos a lo cotidiano, los bosques y los campos cercanos, los parques y jardines de las ciudades de alrededor, los museos que nunca hemos pisado …

 

En este reportaje se presentan propuestas, ideas y criterios que hacen de una estancia de vacaciones más sostenible
Probar la lentitud, vivir a fondo el camino, sea en el transporte que sea, disfrutar de los olores, los colores, las texturas de un paisaje nunca pisado. Tomarse un tiempo para escuchar a los anfitriones, para echar una mano a quien lo necesita y apreciar sus costumbres más allá de nuestra rutina … Recorrer los espacios naturales con respeto y responsabilidad. Son reductos que se han conservado con muchos esfuerzos de sus habitantes y que nuestra presencia debe ayudar a preservar.

Las administraciones conocen bien la realidad y el potencial de la industria turística en nuestro país. Saben también que para fidelizar un turismo de calidad hay también una oferta de excelencia y diversificada. En este contexto el turismo sostenible se convierte en una oportunidad.
Certificar la excelencia
Ya hace tiempo que los sistemas de certificación ambiental como el EMAS destacan aquellas organizaciones que integran en sus procesos la variable ambiental. De esta manera, campings, hoteles e incluso un parque temático como Port Aventura disponen de la certificación europea EMAS que asegura una cuidadosa responsabilidad ambiental de la empresa. En nuestro país hay una organización, el Club EMAS que reúne varias decenas de empresas e instituciones que disponen de EMAS, entre ellas algunas turísticas, y que hace una difusión exhaustiva de esta certificación entre los diferentes sectores económicos. En la web de la Generalitat de Cataluña se puede consultar el listado de organizaciones turísticas que disponen de EMAS.La Carta Europea del Turismo Sostenible, que promueve la Federación Europarc, Federación de Parques Naturales y Nacionales de Europa, nacida en 1973, es una acreditación de calidad para las áreas protegidas que gestionan el turismo de forma sostenible. Consiste en un programa de buenas prácticas que compromete a todos los agentes que operan el turismo en parques naturales y nacionales europeos.
Es importante que en las áreas protegidas del planeta los visitantes sean lo más cuidadosos posible, dado que las especies que viven pueden ver alterado su hábitat. Por otra parte, los parques protegidos son una atracción turística de primer orden y el turismo sostenible puede ser una oportunidad para las localidades de acogida y el país en general.

Elogio de la lentitud
El movimiento Slow, Creado en Italia por Carlo Petrini en 1986, opta por ir siguiendo el camino, sin prisas, sin velocidades rápidas ….. Critican un turismo alocado, denominado  «de pulsera». Numerosas ciudades y pueblos se han adherido al movimiento Citta Slow o City Slow . Este movimiento tiene el caracol como emblema y en Bra, la localidad de Carlo Petrini, se puede encontrar en una piedra a la entrada del pueblo. Recuerda, como su campanario media hora atrasado, que el tiempo necesario disfrutarlo minuto a minuto. Allí se predica con comercios cerrados entre semana y no la vorágine que queremos-¿o nos imponen?. En Cataluña hay pueblos que están siguiendo los pasos del Slow, como Begur y Pals. Es una buena manera de defender las costumbres, la cultura popular, la gastronomía, la lengua …

En un momento en que muchos viajeros ansían hacer kilómetros cuanto más rápido mejor, con tal de llegar a destinos exóticos … sin tener en cuenta que el camino es lo más importante y que los viajes en avión son los más insostenibles de todos los modos de transporte…; el viaje Slow o Slow travel tiene como objetivo disfrutar lentamente y sin prisas el destino y el viaje, la hospitalidad de sus habitantes, lo que cuentan sus piedras y lugares … Los viajes se tratan de hacer en tren, barco, bicicleta o a pie y menos en coche y avión. Los lugares para hospedarse son familiares y en el medio rural principalmente, los restaurantes con comida de la tierra-Slow food-y la cultura del lugar se convierte en un valor añadido …

Ayudar en tiempo de vacaciones
Una forma de hacer turismo y echar una mano al mismo tiempo, lo encontramos en propuestas como el turismo solidario.

Los campos de trabajo son quizás a fecha de hoy un nombre que ha sufrido un poco de desprecio … ¿trabajar en tiempo de vacaciones? Pero ya hace años que jóvenes de todo el planeta visitan otros países para … hacer turismo … y trabajar … ¡ e incluso pagando! Esta se convierte en una forma muy económica de viajar y supone una realización personal, aparte de unas posibilidades de intercambio humano y cultural muy variadas.

Y los trabajos que se proponen en estos campos son precisamente trabajos que nunca nadie podría financiar, de ahí su interés. Hay muchos trabajos ambientales que pueden llevarse a cabo como limpieza de bosques, arroyos, plantación de árboles … Se pueden encontrar propuestas de campos de trabajo en todo el mundo en el Servicio Civil Internacional.

Otra opción son los campos de solidaridad de SETEM (www.setem.org) o las estancias solidarias de Sodepau (www.sodepau.org). Se trata de visitarin situ los lugares donde las organizaciones trabajan sobre el terreno y conocer de primera mano cómo organizan el día a día la cooperación, y también, colaborar en algunas tareas de la asociación.

También se pueden buscar propuestas para ayudar al propio barrio, ciudad, o a una asociación de ayuda al cuarto mundo que estará encantada de recibir ayuda. Las experiencias pueden ser impresionantes, renovadoras, y muy diferentes a nuestra vida cotidiana.

Propuestas en espacios naturales
A principios de siglo los excursionistas catalanes descubrían el territorio desde un punto de vista naturalista. Fueron los pioneros del movimiento ecologista. En los albores de un nuevo siglo, una nueva hornada de excursionistas visita las áreas protegidas del país. De otro modo … trekking, deportes de aventura … Hay que recuperar el interés por las cosas pequeñas que nos depara la naturaleza … Muy cerca de Barcelona, ​​y llegando en ferrocarril, en el Parque Natural de la Sierra de Collserola se pueden escuchar las charlas sabias de biólogos que nos transmiten conocimientos botánicos y zoológicos.

Si desea visitar espacios naturales, existe la opción de las Vías verdes, caminos que aprovechan antiguas vías ferroviarias, o de transporte minero. Un ejemplo son la vía verde de la Ruta Verde del Hierro y del Carbón en el Ripollès. Se pueden recorrer fácilmente en bicicleta o a pie toda la familia.

Parques naturales como el del Delta del Ebro proponen un turismo sostenible que incluye campos de trabajo y voluntariado ambiental, actividades relacionadas con las aves, propuestas acuáticas …

‘La democracia en el turismo’
El modelo de turismo del futuro no debe convertirse en un placer para unos pocos, sino en una experiencia interesante para el mayor número de personas concienciadas. La democracia debe llegar al turismo, pero no en forma de paquetes a «un euro», sino de vivencias sostenibles, solidarias con la gente y el territorio y con respeto a los valores y cultura de los anfitriones.

http://www.sostenible.cat/ – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés