Invernadero de alta eficiencia energética y que además valoriza los residuos

El Centro Tecnológico Tecnova ha construido, en colaboración con empresas del sector de la Industria Auxiliar Agrícola (IAA), un invernadero tecnológico que, bajo la denominación de ‘Solnova’, «pretende revolucionar» el cultivo bajo plástico gracias a su alta eficiencia energética.

   Según ha informado la entidad, se trata de un invernadero con diseño innovador, elevada inercia térmica gracias a sus cinco metros bajo canal, y cuya cubierta está diseñada a dos aguas en forma triangular y con una estructura de cerchas «capaz de soportar cultivos de envergadura, realización de técnicas de interplanting y novedosas instalaciones de canales colgantes»

   Esta iniciativa, surgida de la cooperación empresarial, se encuentra enmarcada dentro de un proyecto ‘Gestión energética integral de sistemas de cultivo bajo invernadero’, el cual está financiado por la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía. Ha sido diseñado y calculado por el equipo técnico del departamento de Tecnología de Producción Hortofrutícola del Centro Tecnológico Tecnova, cumpliendo con las directrices del Código Técnico de la Edificación y la norma UNE EN 13031-1 2001.

   El invernadero Solnova se presenta como parte de los resultados del citado proyecto cuyo objetivo es la creación de nuevas estructuras mejoradas y sostenibles, persiguiendo un ciclo cerrado en producción invernada «a través del uso de inputs y valoración de residuos de la agricultura intensiva».

   Según Tecnova, este invernadero una alternativa a la actual producción intensiva que permite la optimización y reutilización de recursos naturales y la reducción del consumo de insumos. Para ello, en el proyecto se ha trabajado con tecnologías de recuperación de residuos, recirculación de nutrientes, lucha integrada, recuperación de aguas y sistemas de energías renovables –fotovoltaica y minieólica– que proveen los consumos eléctricos necesarios.

   Otra de las aportaciones del proyecto es un sistema de valorización de residuos agrícolas que permite la separación de hilos plásticos de rafia de los residuos orgánicos. La idea fundamental es aportar un valor añadido a los residuos orgánicos generados en los invernaderos, introduciéndolos en el ciclo de cultivo como materia prima para los sistemas de calefacción, constituyendo un proceso cerrado, eficiente y respetuoso  con el medio ambiente.

   El invernadero Solnova, se encuentra ubicado dentro de un complejo ambicioso de infraestructuras invernadas y otras instalaciones, conocido como Centro Experimental, promovido por el Centro Tecnológico Tecnova, y formado por una superficie de doce hectáreas, que permitirá a las empresas que así lo deseen, realizar ensayos experimentales, en un entorno estratégico como es Viator.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Qué es la resiliencia

Premio a la mejor receta sostenible

Las mentiras verdes del textil