Garoña…¡no gracias!

Garoña…¡No gracias!… Este es el mensaje que debemos entender de lo que han hecho hoy las empresas eléctricas propietarias de la central nuclear burgalesa de Garoña, al renunciar a solicitar la ampliación de su vida útil que el Gobierno les había concedido.

El Gobierno del PP eliminó la obligación de cerrar la central en 2013 y dio de plazo hasta ayer a las empresas propietarias para solicitar la ampliación de la vida de la central, pero las empresas han visto que no les salen las cuentas y han renunciado a ese derecho que tan generosamente el Gobierno les había concedido. Menudo chasco para un gobierno que se creía que la nuclear era el chollo del siglo.

Nos decían que la energía nuclear era segura, pero tras Fukushima dejó de serlo definitivamente. Que era limpia, siempre y cuando ignoráramos que los residuos nucleares se producen y no desparecen, y que era barata. Pero Endesa e Iberdrola han confirmado que harían falta más contraprestaciones económicas de las muchas que el Gobierno les ha dado, como para que les sea rentable seguir produciendo electricidad con una instalación que ya está amortizada. ¿Qué más pruebas queremos del fracaso económico de la energía nuclear? Ni con el gobierno más pro-nuclear, que les da todas las facilidades, su energía resulta rentable.

Así las cosas, en Greenpeace nos alegramos, en primer lugar porque se disminuye el riesgo de que esta obsoleta central siga funcionando a partir del año que viene y eso es la mejor noticia. También porque quizás esta lección le sirva al Gobierno para abrir los ojos y ver que la energía nuclear no va a poder contribuir a aliviar los deficits que tiene nuestro sistema energético. Ninguno de ellos, ni el déficit de sostenibilidad, ni el déficit económico, ni el de dependencia exterior, ni el de seguridad.

Coincidimos con el ministro Soria en querer un mix equilibrado, pero de energías renovables. Estas tecnologías, cuyas ayudas totales son 11 veces menores que lo que le cuesta a España comprar energía del exterior, sí que son rentables, son limpias, son sostenibles y mejorarán nuestra independencia energética, pero de verdad..

Raquel Montón (@raquelmonton) responsable de la campaña antinuclear de Greenpeace

http://www.greenpeace.org/ – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Premio a la mejor receta sostenible

Las mentiras verdes del textil

Qatar 2022: fútbol a todo gas