El Parque de Monfragüe, abierto a la navegación con fin interpretativo medioambiental

El Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional de Monfragüe (provincia de Cáceres), que ha sido aprobado este martes por el Consejo de Gobierno de Extremadura, abre la posibilidad de navegación limitada a fines «interpretativos medioambientales» en los extremos este y oeste del enclave y por una zona «muy definida», no en el «corazón» del mismo.

   «No es una navegación por donde se quiera, sino que está limitada al este y oeste del parque y además con fines medioambientales», según ha explicado en rueda de prensa el consejero de Agricultura, José Antonio Echávarri, quien ha añadido en esta línea que la «principal» finalidad del PRUG es la conservación de la naturaleza y sus hábitats.

   De este modo, el barco de navegación será «muy respetuoso», en el caso de que alguna empresa o el Gobierno autonómico lo ponga en marcha, según ha indicado Echávarri, quien ha explicado también que el uso se contempla como «público» y accesible para investigadores y para visitantes del parque con previa cita y horarios de navegación, «y siempre en las zonas de limitación».

   En este sentido, ha recordado que el permiso para navegar en Monfragüe de dicha forma está contemplado en la Ley de Parques Nacionales y que el Gobierno autonómico ha realizado una transposición de dicha norma en la herramienta de gestión del PRUG del enclave aprobado este martes en Consejo de Gobierno regional.

   Además, Echávarri ha señalado que se abrirá la posibilidad de desarrollar rutas guiadas por el parque con vehículos eléctricos no contaminantes y otras señalizadas con bicicleta por lugares «plenamente compatibles con la conservación de los hábitats naturales».

OBJETIVOS

   Durante su intervención ante los medios, el consejero ha explicado igualmente que el PRUG supone «un paso más» para «reforzar» el «emblema natural» del parque nacional, así como que velará por la «conservación» del espacio «sin perder de vista» a las personas que viven en el entorno, a los propietarios de terrenos privados que hay en el mismo y también a sus ayuntamientos.

   En este sentido, tras recordar que el 51 por ciento de la superficie del citado enclave es de propiedad privada, ha destacado que con el PRUG aprobado «se posibilitan los aprovechamientos y actividades que vienen desarrollándose de forma tradicional en el mismo», como el uso ganadero, la poda de corcho y leña, etcétera, «supeditados todos ellos a la conservación y minimizando los impactos sobre el medio».

   Además, ha explicado que se podrán realizar otras actividades de uso público basadas en la educación ambiental y la divulgación de los valores naturales y culturales, y «siempre respetando la conservación» del parque natural.

   En este sentido, Echávarri ha señalado que se abrirá la posibilidad de desarrollar rutas guiadas por el parque con vehículos eléctricos no contaminantes y otras señalizadas con bicicleta por lugares «plenamente compatibles con la conservación de los hábitats naturales».

   De igual modo, queda igualmente abierta la posibilidad de navegación por Monfragüe con fines «interpretativos medioambientales» en los extremos este y oeste del parque, como según ha dicho se detalla en el propio PRUG, observando para ello «las precauciones necesarias que compatibilicen esa gestión con los objetivos de conservación de las especies y que aseguren la no afección y tolerancia de esas actividades» como «objetivo principal».

   El consejero ha destacado el «alto grado de consenso» y «respaldo» alcanzado para la articulación del texto final del PRUG por la «gran mayoría de las partes» que han trabajando durante 14 meses en dicho proyecto. «Ha sido un éxito sin paliativos que después que cinco años del gobierno anterior sin ser capaz de aprobar una herramienta de gestión de este tipo se haya llegado a un consenso tan amplio», ha incidido.

ACCIONES

   Por otra parte, Echávarri también ha recordado la inversión de más de 10,5 millones de euros que desde 2013 y hasta 2015 está aplicando el Gobierno regional en el parque y a su entorno, en materias como articulación de nuevas infraestructuras y mejora de las existentes, ayudas en el área de influencia socieconómica, mejora de la accesibilidad, y la modificación de tendidos eléctricos y distintos servicios.

   Asimismo, ha destacado la construcción del centro de recepción de visitantes del Parque de Monfragüe con una inversión total que supera los 7 millones de euros; y otras actuaciones en el núcleo urbano de Villarreal de San Carlos valoradas en casi 1,8 millones de euros.

   Los trabajos, ha explicado el consejero, van a suponer la remodelación del centro de interpretación de Villarreal de San Carlos, mejoras en los accesos al núcleo urbano, y la rehabilitación de edificios emblemáticos, entre otras acciones.

   También ha resaltado la inversión por parte del Gobierno regional de 825.000 euros en dicha localidad para acometer actuaciones como trabajos de accesos por la carretera 208, pavimentación y preinstalación eléctrica en la calle principal y mejora de los aparcamientos existentes.

   Al margen de estas actuaciones, ha recordado que hay otras que ya se han ejecutado o están en ejecución, con una inversión de 2,5 millones de euros para «minimizar» el riesgo de impacto de aves en tendidos eléctricos; la mejora de servicios de limpieza y seguridad; la rehabilitación de senderos, nuevos miradores y otras infraestructuras de uso público; mejora de hábitats; y el acondicionamiento de los exteriores de la antigua casa de «Peón Caminero».

   Estos trabajos y otros, según ha incidido Echávarri, redundan en la «mejora» del parque y su entorno, así como generan «empleo y riqueza» en la zona y suponen poner también al servicio de los cerca de 300.000 visitantes que registra al año el Parque de Monfragüe nuevas actividades que atraigan turistas y sean «respetuosas» con el entorno.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Premio a la mejor receta sostenible

Las mentiras verdes del textil

Qatar 2022: fútbol a todo gas