BIOCULTURA VALENCIA Varmys y su Biopercha

Biopercha es una percha eco-diseñada, una alternativa a las perchas tradicionales que todos conocemos. Está enfocada a los consumidores, tiendas y fabricantes que están preocupados por nuestro medio ambiente. Biopercha está hecha de materia prima reciclada, procedente de bosques sostenibles. Su reciclado es tan sencillo como tirarla al contenedor de papel y cartón. Encima, es “made in Spain”. Porque todo su desarrollo y fabricación se lleva a cabo en las instalaciones de Varmys en Paterna. La empresa estará en BioCultura Valencia para presentar esta iniciativa tan creativa.
En Varmys, nos dicen sus responsables, “diseñamos y fabricamos etiquetas y complementos de todo tipo, desde la década de los 60. Una historia de más de 50 años. Pasión, experiencia, especialización, liderazgo, competitividad, junto con la flexibilidad que ofrece nuestro equipo humano y técnico. Obsesión por la innovación y una tecnología de vanguardia, en unas instalaciones de 5,000m2, hacen que Varmys sea un líder indiscutible en el sector”.  Fernando Mellado es la segunda generación de Varmys, S.A. Cursó la licenciatura en Ciencias Empresariales por la Universidad de Valencia. Lleva en Varmys casi 20 años y, en la dirección, nos señala, “he conocido y vivido muchas situaciones en la empresa, unas pintorescas, otras más duras. Aprovecho para agradecer a mi padre, Vicente Mellado, todavía en activo, la dedicación y esfuerzo en esta empresa y el ejemplo que creo que da a todo el equipo de Varmys desde los inicios, hasta hoy, después de numerosas crisis”.

EL ORIGEN
-¿Cómo nació vuestra empresa y por qué os habéis metido en el mundo de la ecología?
-Bueno, Varmys surgió en los años 60. En aquella época, Vicente Mellado trabajaba como jefe de contabilidad de una empresa de ingeniería de obras civiles. Su inquietud por nuevas cosas, unido a la formación por las noches, que adquiría por medio de unas publicaciones americanas que intentaba comprar en España, le hizo lanzarse a la impresión de serigrafía. La aplicaba para el sector textil. En aquella época, empezaban empresas de jeans como Saez Merino (Lois, Cimarrón, Caster, etc), entre otras. Y Varmys creció con ellos y otros muchos del gran sector textil que había en nuestro país. Siempre con artículos de etiquetado, cintas impresas, y accesorios para este sector. La ecología hace mucho tiempo que nos preocupa. Todos nuestros procesos siguen un riguroso control  para reducir al mínimo nuestro impacto medio ambiental. Motivo por el que desde hace más de 10 años estamos certificados en base al cumplimiento de los requisitos ISO 14001. Somos de las pocas empresas de nuestro sector con este certificado medio ambiental, que renovamos continuamente. Disponemos de una política muy clara y pública en nuestra web, en lo que respecta a medio ambiente.

UNA IDEA MUY CREATIVA
-¿Qué es la Biopercha y cómo surgió la idea?
-Es un producto que comunica una imagen de marca positiva, creativa y de responsabilidad medioambiental cara al público. Cautiva a nuevos clientes, preocupados por estos valores y genera fidelidad a la marca. Transmite preocupación por el planeta. Es indispensable en la presentación de productos de fibras orgánicas, materiales reciclados o artículos socialmente responsables. Reduce los costes de almacenamiento y transporte, rentabiliza cada metro cuadrado del establecimiento de venta y lo mismo  sucede en nuestro armario de casa. Es producto “made in Spain”, resultado de un largo proceso de I+D+I, fruto de la colaboración de todo el equipo de Varmys. Es un producto registrado y a su vez “Biopercha, la percha ecológica”… es nuestra marca registrada. Es resistente para cualquier tipo de prenda, desde lencería fina, pasando por chaquetas más pesadas, camisas, e incluso complementos como cinturones, pañuelos, fulares, etc.
Bueno, la idea surge porque conocemos el mercado textil y hemos comercializado alguna percha tradicional (no ecológica). Nos parecía increíble el volumen que esto ocupaba, tanto en nuestro almacén, como en casa del cliente (ni que decir tiene, el coste que puede suponer en una tienda céntrica, un alquiler de ese espacio dedicado en exclusiva a producto no vendible). A parte, somos conscientes de que hay mucha variedad de plásticos en las perchas tradicionales que, junto con los diferentes componentes metálicos, adhesivos, espumas, etc, hacen muy costosa su separación en los centros de reciclado y, consecuentemente, son muy difíciles de reciclar. Sí… también las hay de madera, pero casi ninguna proviene de bosques sostenibles, con lo cual no son medioambientalmente sostenibles, como lo es Biopercha. Así que todo esto nos empujó a desarrollar este producto.

EL FUTURO
-¿Cuáles son vuestras previsiones de futuro para esta iniciativa?
-Bueno, pensamos que tenemos un producto muy divertido y competitivo, disponible en stock para los tamaños de adulto, niño y bebé y personalizable con la imagen del cliente para pequeñas y grandes producciones.
Sabemos que cada vez más, hay una mayor demanda del producto sostenible, razón por la que existe vuestra feria  “Biocultura” y, sigue creciendo año tras año.
El consumidor textil, ya da por descontado un precio y una calidad, pero necesita saber que esa prenda está fabricada de forma responsable para con la sociedad y el Medio Ambiente. Nosotros pretendemos crear valor a ese tipo de prenda, y al que se preocupa de estos temas. Sabemos que no es el sector mayoritario, que existe un pequeño nicho de mercado, que hay que labrar, pero tenemos depositadas grandes ilusiones en este proyecto, porque cada día nos damos cuenta que más gente nos apoya. Estamos convencidos de que este producto es un necesidad latente. Y creemos que nuestra obligación será ofrecer una buena comunicación para poder evitar la acumulación de residuos no necesarios.

BIOTEXTIL
-¿Empieza a crecer el “biotextil” en España?
-Creo que en España ha desaparecido mucho sector textil. Posiblemente no hemos sido un país de grandes marcas como Italia, pero sí de grandes productos textiles, tanto en su diseño, como en su producción. Ahora, muchos están viendo en el “biotextil” la oportunidad de llegar a un público más exigente. Pero no se puede considerar una moda puntual, sino una filosofía, una preocupación. Por lo que comentábamos antes, el diseño, el acabado, se presupone. La responsabilidad social y ambiental, se impone, porque ha dejado de ser una tendencia para pasar a ser una necesidad, si queremos dejar un planeta habitable a los que nos siguen detrás. Está creciendo y creo que tiene muchas posibilidades, porque el mercado lo requiere.

-¿Cuál es la comunidad autónoma más dinámica en este sentido?
-No sabría decir si hay una que sobresalga sobre otra. Posiblemente Catalunya sea una de las más dinámicas, por las grandes marcas que habitan en ella y sus diseñadores, por las grandes firmas textiles que disponen y sus inquietudes. También son muy ágiles en este aspecto comunidades como la de Madrid, o Galicia, con sus grandes firmas. Sucede lo mismo en la confección infantil en la Comunidad Valenciana, País Vasco. Y también en Andalucía con su buen hacer en el sector.

CONCIENCIA Y DINAMISMO
-¿Qué esperas del sector ecológico en los próximos años?
-Pienso que hay gente en este sector, muy concienciada y con grandes proyectos, en los sectores de alimentación, de cosmética, textil, etc., gente que apuesta muy fuerte y con grandes ilusiones. Creo que el público ve reflejada esta filosofía en estos productos y se identifica con ellos. Espero que cada vez más gente vea este sector como algo identificable con valores de ética, de responsabilidad ambiental y que las entidades públicas se formen en este sentido, ya que, a veces, los problemas de reciclado y confusiones son causados por desconocimiento de estas entidades, más que del propio consumidor, quien tiene, a veces, más conocimientos sobre el asunto del reciclado.   

Toni Cuesta
Asociación Vida Sana

BIOCULTURA
LA FERIA ADECUADA
-¿Por qué habéis elegido BioCultura  para hacer esta presentación al público y a los profesionales?
-Ya conocíamos la feria de otros años en Valencia.  Nuestro producto se llama “Biopercha, la percha ecológica”. Y esta feria, “BioCultura”. El parecido es innegable. La conexión es total. Estuvimos discutiendo en Varmys si era o no el tipo de feria para presentar este producto. Nuestro interés es el de comunicar que hay alternativas sostenibles a los 8 millones de perchas que se tiran anualmente en los vertederos (el volumen de unas 1.840 piscinas olímpicas de 50x25x2 mts). Muchas están hechas en poliestireno, con productos químicos como el benzeno o, en otros casos, como el bisbenol A, que acaban filtrándose en acuíferos. No es lógico que una percha de una tienda, que tenga una vida útil de entre un día y tres meses, tarde casi mil años en descomponerse. Por eso, pensamos que el mejor escenario para presentar “Biopercha, la percha ecológica” es esta feria. Queremos que el consumidor de a pie descubra sus ventajas. Con el tiempo, trasladará esta necesidad ecológica al comercio y éste a su vez al fabricante.  Biopercha nace para proporcionar una alternativa ecológica y lógica a las personas que desean reducir el impacto sobre el medio ambiente. Creo que no hay otra feria como esta para dar a conocer el producto. Aprovecho para agradecer el esfuerzo que la hace la organización de BioCultura para celebrar este tipo de eventos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés