Actualizar

martes, febrero 7, 2023

Los andaluces preocupados por los incendios forestales y el cambio climático

La suciedad en las calles, los incendios forestales y el cambio climático son, a nivel local, regional y mundial, respectivamente, las principales preocupaciones medioambientales de los andaluces, según se desprende de los datos del Ecobarómetro de Andalucía 2013, presentado en rueda de prensa por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.

   El responsable del estudio, el profesor del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) Eduardo Moyano, ha explicado que, según los resultados de la muestra –con más de 2.400 entrevistas presenciales realizadas no sólo por municipios y variables demográficas, sino también por ecorregiones–, la preocupación por el contexto socioeconómico de crisis enmascara el resto de problemas a valorar: en este sentido, el desempleo es considerado el problema más importante de Andalucía para un 88,5 por ciento, desplazando a otros temas ‘clásicos’ como la vivienda o la inmigración, mientras que el medio ambiente no pasa del 3,3 por ciento.

   Como consecuencia del fenómeno conocido como ‘hipermetropía ambiental’, los andaluces valoran peor la situación del medio ambiente conforme mayor es el ámbito geográfico valorado, ya que un 48,6 por ciento la considera muy buena o buena a nivel local, mientras que un 68,3 por ciento la ve mala o muy mala en lo global. En las zonas rurales, asimismo, la percepción es más positiva que en las urbanas o las grandes ciudades.

   De esta manera, la suciedad viaria (28,2%) se establece como la principal problemática local, por encima de puntos como la falta de zonas verdes (21,7%) o el ruido (20,8%), en lo que Moyano, respecto al último factor, ha considerado que se debe a una aclimatación al mismo, una política eficaz de control de la contaminación acústica o al surgimiento de problemas con los que antes no se contaba.

   Los incendios forestales (51,6%) se mantienen como preocupación fundamental a nivel regional, aunque con casi diez puntos menos que en el anterior barómetro, por encima de la contaminación (24,1%) o el deterioro de playas y mares (23,4%). Aquí debe tenerse en cuenta que se unen aspectos medioambientales con otros que no lo son, como el de la seguridad. Cabe destacar que tan sólo a un 6,2 por ciento de los encuestados le preocupa la escasez de agua, algo probablemente debido a los buenos registros pluviométricos de 2013.

   Por último, el cambio climático, con un 48,7 por ciento, es el problema más importante en un ámbito mundial. Precisamente para combatir este fenómeno, la consejera ha recordado que ya se trabaja en un anteproyecto «pionero» de Ley contra el Cambio Climático para recoger políticas de adaptación y climatización y darles grado normativo: Serrano calcula que en un año podrá aprobarse la nueva norma.

LA JUNTA SUSPENDE PERO ES LA ADMINISTRACIÓN MEJOR VALORADA

   El sondeo resalta también la pérdida de confianza en los políticos, algo que según el IESA explica que la actuación de la Junta sea valorada con un 2,96 sobre 5, a pesar de que en líneas generales haya una percepción positiva respecto a sus líneas de trabajo.

   El «deterioro general» de la valoración política como consecuencia de la actual situación de crisis también justificaría la baja valoración de los partidos a la hora de ofrecer soluciones a los problemas de medio ambiente, de 1,40 sobre 5, mientras que ecologistas, sistema educativo y comunidad científica aprueban. En cuanto a las administraciones concretas, la Junta, «quizás por cercanía», es la que, pese a no aprobar (2,34 sobre 5), ofrece una mejor valoración. En este sentido, el Gobierno de España es la institución que sufre un mayor desgaste (tres décimas), seguido por la Unión Europea y los ayuntamientos (dos décimas) y la Junta de Andalucía (una décima).

   La encuesta también concluye que a pesar de la «alta» preocupación ambiental de los andaluces (60%), solo un 45,6 por ciento sigue este tipo de noticias con «mucho o bastante interés» y un 38,3 por ciento se considera «poco o muy poco informado». El 86,8 por ciento de los encuestados muestra un mayor interés por tener más información sobre temas de contaminación, y un 70,2 por ciento por las características medioambientales de su territorio más cercano.

   En relación con las conductas proambientales, la más extendida entre los andaluces es la reducción del consumo de energía (88%), algo que también puede deberse a factores económicos. Por otro lado, se concluye una mayor «madurez» de la población andaluza en cuanto al consumo del agua y se ha «interiorizado» el reciclaje como un comportamiento normal.

   Tras conocer los resultados, Serrano ha calificado de «lógico» que la principal preocupación sea el desempleo, si bien ha expresado su convicción de que se debe evitar que «se repitan acontecimientos o situaciones que, al calor de un desarrollo imprudente, pongan en tela de juicio las políticas ambientales», así como impulsar una serie de programas e iniciativas (ecoturismo, empleo forestal) encaminadas a crear ‘empleo verde’.

   Asimismo, ha recalcado que la gran mayoría de los andaluces reconoce que el medio ambiente contribuye al bienestar humano y ha apuntado que nueve de cada diez andaluces consideran que el medio influye mucho o bastante en la salud y en la disponibilidad de agua, alimentos o energía. A ello, hay que sumar que otra gran parte cree que la conservación de los ecosistemas mantiene «una clara conexión con las acciones cotidianas, la seguridad y estabilidad de la vida y, en un menor grado, con las relaciones ciudadanas».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés