Utilizan una técnica pionera para reproducir en 3D la portada de la iglesia de San Juan de Letrán

La Fundación del Patrimonio Histórico y el Laboratorio de Fotogrametría Arquitectónica de la Universidad de Valladolid colaboran en el proyecto.

El conjunto patrimonial formado por las iglesias de San Juan de Letrán y Filipinos y el Museo Oriental de Valladolid se convertirá, en los próximos meses, en un nuevo atractivo turístico para la ciudad fruto del trabajo de restauración que ha puesto en marcha la Fundación del Patrimonio Histórico (FPH). Para ello, se emplearán las tecnologías más avanzadas como la reproducción fotogamétrica en 3D de la portada barroca de la iglesia de San Juan de Letrán (construida entre los siglos XVII y XVIII), con el fin de mejorar la planificación de los trabajos.

El Laboratorio de Fotogrametría Arquitectónica de la Universidad de Valladolid colabora en la realización de estos estudios preliminares con la toma de imágenes con un helicóptero de control remoto para reproducir la portada en tres dimensiones, una técnica con la que se habían realizado ensayos anteriormente pero que nunca no se había empleado a escala real en Castilla y León.

El técnico del Laboratorio de Fotogrametría Arquitectónica de la Universidad de Valladolid, José Martínez, ha explicado a DiCYT que el vuelo del helicóptero “se proyecta en la forma de una trayectoria que se marca en rojo en el software y hace una especie de zigzag, A lo largo de esa trayectoria “se incluyen una serie de “way points” o puntos de paso en los que se programa un evento, en este caso fotográfico, aunque pueden ser otros como lanzar un spray o tomar una muestra, por ejemplo”.

- Advertisement -

En la jornada de hoy el experto ha proyectado dos recorridos distintos, uno lineal “con vuelos que se han ido superponiendo, lo que permite obtener una reproducción fotogamétrica rigurosa y una planimetría más exacta”; y uno complementario con una trayectoria “más anárquica” que ha rodeado la cúpula central de la iglesia y genera fotos que no son verticales, sino oblicuas.

“Una vez proyectado el vuelo, se envían las imágenes a través de un cable especial a la memoria interna del aparato, que dispone de una tarjeta donde almacena todas estas instrucciones”. Tal y como detalla Martínez, cuando el dispositivo se pone en marcha y se programa la ruta, “puede realizar su misión de forma autónoma y, únicamente en el momento de que ha terminado el vuelo, se vuelve a tomar al mando del aparato y se realiza el aterrizaje de forma manual”. No obstante, añade, este apartado se podría llevar a cabo también de forma automática, “pero siempre es preferible hacerlo manual por si falla alguna conexión con los satélites GPS”.

Múltiples sensores

El investigador de la Universidad de Valladolid ha precisado que el aparato es capaz de realizar todo el trabajo de manera automática gracias a los múltiples sensores que lleva instalados, “sensores GPS, acelerómetros, inclinómetros o sensores de presión atmosférica”.

Asimismo, ha apuntado que su principal ventaja es el precio. “El vuelo fotogamétrico tradicional se hace con aviones y está más orientado a la cartografía a gran escala. Hasta hace pocas fechas no existían aparatos que emularan los vuelos fotogamétricos tradicionales de avión a escala de edificio”, señala. Aparte, el dispositivo posibilita “volar a alturas imposibles para un avión, y gracias a eso obtenemos una resolución altísima, capaz de mostrar hasta una moneda en el suelo y algo que con fotografía aérea es prácticamente imposible”.

En cuanto a la duración del vuelo, puede durar entorno a 20 minutos. “La puesta en marcha y carga del programa puede durar unos 5-10 minutos, de manera que en media hora puede estar terminada la misión de vuelo”, concluye.

Una inversión total de 320.000 euros

Por su parte el director de la Fundación del Patrimonio Histórico, Ramón Álvarez Vega, ha recordado que la intervención de la FPH en la Iglesia de San Juan de Letrán responde a una solicitud del arzobispado de Valladolid, con el cual tienen un convenio de colaboración para financiar la restauración. “Pretendemos valorizar este espacio patrimonial que no solo comprende San Juan de Letrán, también la iglesia de los Filipinos y el Museo oriental, lo que dejaría un espacio turístico de primera calidad”. Para lograrlo, añade, “no es solo necesario restaurar la fachada, también eliminar el muro que impide la contemplación de la iglesia y dignificar el pavimento”.

En primer lugar, destaca, se realizarán una serie de estudios previos “muy importantes para la elaboración del proyecto final”. La FPH ya ha realizado estudios arqueológicos, históricos y petrológicos que están aportando información sobre las patologías de la fachada. Con estos datos se determinará la mejor forma de restauración. “Ahora estamos haciendo un levantamiento planimétrico en el cual se están aplicando las más nuevas tecnologías para la restauración del patrimonio. Se trata de aportar una información gráfica de gran calidad y de máxima resolución para tener registrados y en 3D todos los componentes de la fachada”, insiste.

Este estudio también se está finalizando por lo que se espera que a lo largo de febrero o marzo se tenga el proyecto final para solicitar la autorización a la Comisión de Patrimonio. La inversión total será de 320.000 euros, de la cual entre 60.000-80.000 euros se emplearán en los estudios previos.

 

Cristina G. Pedraz – DICYT

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés