‘eCall’, el dispositivo que se instalará de serie en los coches y avisará al 112 en caso de accidente de tráfico

Barrientos detalla las particularidades del dispositivo. “El sistema tiene dos funciones, una llamada automática y una llamada manual.

En Europa, en 2009, se produjeron cerca de 1’15 millones de accidentes de tráfico. Como consecuencia, se estima que perdieron la vida unas 35.000 personas y 1’5 millones resultaron heridas. Consciente de esta grave problemática y de la necesidad de acortar los tiempos de respuesta de los servicios de emergencia para salvar vidas, la Comisión Europea ha puesto en marcha la iniciativa eCall, el desarrollo de un dispositivo que permite realizar una llamada de emergencia automática cuando se produce un accidente de tráfico. El objetivo es integrarlo de serie en todos los nuevos vehículos que se fabriquen en la Unión Europea.

Para desarrollar el sistema eCall, la Comisión Europea financió en 2011 un proyecto piloto de tres años, denominado HeERO 1, en el que participaron 39 socios de nueve países con el objetivo de desplegar la infraestructura necesaria para su funcionamiento. En 2013 seis nuevos países se adhirieron a la iniciativa, entre ellos España, para realizar las primeras prácticas sobre el terreno en el proyecto HeERO 2. “Se trata de demostrar que el sistema funciona de una manera pre-comercial”, explica a DiCYT Francisco Barrientos, responsable del proyecto en el centro tecnológico Cartif, uno de los 12 socios españoles.

Barrientos detalla las particularidades del dispositivo. “El sistema tiene dos funciones, una llamada automática y una llamada manual. Hay un dispositivo instalado en el coche que se acciona de una forma similar al airbag, que envía una llamada automática de emergencia al 112 cuando se produce un accidente de cierta envergadura. También el conductor o los ocupantes pueden realizar una llamada manual, por ejemplo, cuando son testigos de un accidente”.

En el caso de la llamada automática, cuando los sensores del dispositivo eCall detectan que se ha producido un accidente emiten una llamada, que es detectada como “llamada de emergencia” por parte de la red de telecomunicaciones y se da paso como prioritaria. En España, la llamada será recibida por la Dirección General de Tráfico (DGT), un operador intermedio PSAP (Punto de Respuesta de Seguridad Pública o Public Safety Answering Point, sus siglas en inglés) que derivará la llamada y los datos sobre el accidente al servicio de emergencias 112 correspondiente a cada comunidad autónoma.

“A la vez que se pasa la llamada de voz el dispositivo emite un paquete de datos con la ubicación GPS, el tipo de vehículo (por ejemplo si es un coche, un autobús o un vehículo pesado), su posición o el sentido de la marcha, de forma que el servicio de emergencias recibe una información básica sobre el accidente para movilizar los recursos necesarios”, apunta el investigador.

Pruebas con motocicletas

En algunos países que forman parte del proyecto HeERO 2 se están poniendo en marcha pruebas específicas para optimizar el sistema en determinadas condiciones. En Luxemburgo, el sistema eCall se está ensayando en vehículos pesados, mientras que en España se está analizando en motocicletas. “Se trata de ver cuál es el lugar más efectivo para colocar los sensores, ya que en el caso de una motocicleta es más difícil determinar la gravedad del accidente”, asegura Barrientos, quien avanza que estas pruebas se están llevando a cabo desde el pasado 15 de octubre en las comunidades de Madrid, Galicia, Valencia y Castilla y León.

En Castilla y León, Cartif colabora con el servicio autonómico de emergencias 112 realizando ensayos en los límites fronterizos con Galicia y Madrid, para comprobar también el buen funcionamiento del sistema en estas zonas. Antes de concluir el proyecto, a finales de este año, se llevarán a cabo pruebas de interoperabilidad en distintos países.

A través del sistema eCall, la Comisión Europea prevé que los servicios de emergencia tengan constancia de un accidente de tráfico en torno a 15 segundos después de que se produzca. En el caso de España, este tiempo será de unos 30 segundos teniendo en cuenta que la llamada tendrá que pasar primero por la DGT. De cualquier forma, se reducirán notablemente los tiempos de respuesta, lo que permitirá disminuir en cerca de un 5 por ciento el número de víctimas mortales y en un 6 por ciento la gravedad de los heridos. El objetivo es que el sistema se integre de serie en todos los vehículos a partir del 1 de octubre de 2015, aunque antes el organismo europeo tendrá que establecer la normativa.

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés