La NASA quiere más telescopios para ‘espiar’ asteroides peligrosos

Esta semana, en el Subcomité de Asuntos Científicos y Técnicos (STSC) de este organismo de la ONU, reunido en Viena, dos expertos de la NASA proporcionaron información actualizada sobre los esfuerzos adicionales de la NASA para apoyar el esfuerzo global para encontrar, caracterizar y vigilar los asteroides cercanos a la Tierra .

En junio del año pasado, el administrador de la NASA, Charlie Bolden, habló ante el Comité de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS) para compartir con la comunidad internacional lo que la NASA está haciendo para detectar y rastrear los asteroides. Bolden también participó en el apoyo de las Naciones Unidas a la misión de la NASA para encontrar, capturar y redirigir un asteroide a la órbita lunar, y luego enviar humanos a explorarlo en 2025.

   Esta semana, en el Subcomité de Asuntos Científicos y Técnicos (STSC) de este organismo de la ONU, reunido en Viena, dos expertos de la NASA proporcionaron información actualizada sobre los esfuerzos adicionales de la NASA para apoyar el esfuerzo global para encontrar, caracterizar y vigilar los asteroides cercanos a la Tierra .

   Jason Kessler, encargado del programa Gran Desafío Asteroide, se refirió a la necesidad crítica de la cooperación internacional con el fin de cumplir con el gran reto, que es encontrar todas las amenazas de asteroides a la población humana y saber qué hacer con ellas.

   En su reunión de 2013, la COPUOS aprobó llevar a cabo más esfuerzos para una Red de Alerta Internacional de Asteroides. IAWN (por sus siglas en inglés) es una red mundial de telescopios y estaciones de seguimiento de diferentes partes del mundo que buscan en todo el cielo para ofrecer una imagen más completa de cuántos asteroides existen y dónde están. El IAWN proporciona un procedimiento para que más naciones se unan al esfuerzo, informa la NASA.

   Lindley Johnson, encargada del programa para NEOO de observación de objetos cercanos a la Tierra, habló a la subcomisión sobre el progreso logrado en el último año en el IAWN y también en el grupo asesor de planeamiento de misiones espaciales contra objetos peligrosos (SMPAG), que también respaldó la COPUOS en 2013.

   El SMPAG es un nuevo foro de naciones espaciales capaces de discutir formas de desviar un asteroide que podría impactar en la Tierra. NASA apoyó la primera reunión del Comité Directivo del IAWN en enero, así como la primera reunión del SMPAG celebrada a principios de febrero. El IAWN y la SMPAG son independientes de las Naciones Unidas, pero la mantienen al tanto de sus actividades.

   NASA detecta pistas y caracteriza los asteroides y cometas que pasan cerca de la Tierra usando tanto telescopios de suelo como desde el espacio. El programa NEOO, comúnmente llamado «Spaceguard» descubre estos objetos, caracteriza un subconjunto de interés y traza sus órbitas en el futuro para determinar si alguno podría ser potencialmente peligroso para nuestro planeta.

UN TOTAL DE 10.685 OBJETOS DETECTADOS

   Hasta el pasado 1 de febrero, se han descubierto 10.685 objetos cercanos a la Tierra (NEO),incluyendo un 97 por ciento de los asteroides más grandes de un kilómetro. Pero hay una gran necesidad de identificar asteroides más pequeños, como el que afectó hace casi un año a Chelyabinsk, Rusia.

   La NASA se centra principalmente en la búsqueda de asteroides mayores de 140 metros, y el desarrollo de nuevas formas de encontrar NEOs aún más pequeños. La NASA también está comprometida con el desarrollo de nuevas formas de buscar datos existentes para encontrar estos objetos. En septiembre de 2013, la NASA anunció una alianza con los recursos planetarios para desarrollar soluciones de software de multitud de fuentes para mejorar la detección de NEOs en datos ya recogidos por la NASA y las agencias asociadas .

   Los datos de la búsqueda de NEOs también se están utilizando para apoyar la Misión de redirección de Asteroides. El concepto de la misión es utilizar una nave espacial robótica para capturar un pequeño asteroide cercano a la Tierra -de unos 4 metros- o quitar una piedra de 1 a 5 metros de la superficie de un asteroide más grande y redirigirlo a una órbita estable alrededor de la luna. Los astronautas a bordo de la nueva nave espacial Orion se reunirían con el material de asteroide capturado en órbita lunar y recogerían muestras para su envío a la Tierra.

   Uno de los primeros pasos para la misión de redirección de asteroides es encontrar un asteroide objetivo apropiado para la captura y el redireccionamiento.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés