Avances en la comprensión de la estructura del ARN

“Es esencial comprender cómo funciona la célula por dentro, así podremos manejarla en nuestro propio interés, por ejemplo, diseñando fármacos”, comenta el experto en declaraciones a DiCYT.

Carlos Fernández Tornero es un científico del Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC, situado en Madrid, y autor de un importante trabajo que hace poco más de tres meses fue publicado como artículo principal de la revista Nature. En esta publicación, describe la estructura atómica de la ARN polimerasa I (Pol I), una proteína esencial para las células, cuya desregulación puede llegar a desestabilizarlas. Este investigador colabora habitualmente con investigadores del Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG, centro mixto del CSIC y la Universidad de Salamanca), donde hoy ha explicado sus investigaciones.

 

“Es esencial comprender cómo funciona la célula por dentro, así podremos manejarla en nuestro propio interés, por ejemplo, diseñando fármacos”, comenta el experto en declaraciones a DiCYT. Estas investigaciones se llevan a cabo con levaduras porque “crecen muy bien y necesitamos grandísimas cantidades de estas proteínas para poder llevar a cabo nuestros estudios”, comenta el científico del Centro de Investigaciones Biológicas.

 

Los tres procesos biológicos más importantes para la célula son: la replicación, que consiste en copiar el ADN para la división celular; la transcripción, que es el paso del ADN a ARN; y la traducción del ARN a proteínas, que finalmente llevan a cabo las funciones de las células. Carlos Fernández Tornero está interesado en el segundo, la transcripción, e intenta “comprender la estructura de las ARN polimerasas y, a partir de ahí, saber cómo funcionan”.

 

En esta segunda parte cuenta con la ayuda del laboratorio de Olga Calvo, del IBFG. “Nosotros hacemos los estudios más estructurales y ellos la parte funcional. Intentamos comprender la función a partir de la estructura y ellos corroboran nuestros descubrimientos o nos sugieren nuevas líneas de trabajo”, indica el investigador.

 

En el seminario de investigación que ha ofrecido en el centro salmantino ha hecho referencia a la importante publicación de Nature. “Cuenta la estructura de la ARN polimerasa I y todo lo que hemos comprendido sobre la función de esa proteína”, indica. Se trata de una enzima esencial porque sintetiza el ARN que luego formará el ribosoma, un orgánulo fundamental para las células, “la máquina de sintetizar proteínas”.

 

Si hay un problema de regulación de la ARN polimerasa I, “la célula se vuelve un poco loca”, comenta el científico. De hecho, “se ha comprobado que en cáncer está totalmente desregulada la transcripción de esta proteína”. Por eso, ya hay una serie de fármacos específicos dirigidos a inhibir la transcripción de Pol I. “Están en ensayos clínicos, pero pueden llegar a ser un fármaco antitumoral”, apunta. “En el fondo, lo que hemos aportado es una visión diferente de cómo funciona esta proteína”, asegura.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés