La tecnología de las pilas ha mejorado sustancialmente

Una actualización del vehículo eléctrico de Tesla amplía la capacidad de las baterías y permite recorrer 650 kilómetros con una sola carga.

Tesla dejó de fabricar el Roadster, que costaba más de 100.000 dólares (unos 80.000 euros) en junio de 2011, pero esta primavera los dueños de uno de estos coches eléctricos podrán actualizarlos para conseguir una autonomía de 650 kilómetros con una sola carga, una mejora del 50%. Así la nueva gama podrá competir con los coches convencionales, que normalmente consiguen entre 500 y 800 kilómetros por depósito de gasolina. Tesla no ha informado de cuánto costará la actualización a los propietarios de un Roadster.

Parte de la ampliación de la autonomía del Roadster vendrá de usar ruedas con menos resistencia a la fricción y de mejorar la aerodinámica del coche.

Pero la mayor mejora deriva de aumentar la densidad energética de su paquete de baterías. Cada paquete contiene miles de células de batería cilíndricas que se parecen a las pilas AA. «La tecnología de las pilas ha mejorado sustancialmente» desde que Tesla diseñó el Roadster, afirmaba la empresa en su anuncio. Para la actualización sustituirá las células originales por otras nuevas que almacenan un 31% más de energía.

Aunque Tesla no ha explicado en detalle cómo ha logrado este aumento en el almacenaje de energía, probablemente se haya logrado mediante pequeñas mejoras en la tecnología existente y no a través de avances importantes en los materiales de batería, según explica el profesor de física y química de la Universidad Dalhousie (EEUU) Jeff Dahn. Este investigador ha analizado células fabricadas por Panasonic, el proveedor de células de Tesla, y ha hallado varios cambios pequeños que podrían dar lugar a ese aumento del 30%. Por ejemplo, Panasonic ha eliminado parte del aparatoso material de empaquetado de plástico que ocupaba espacio en las células. Afirma que en el paquete de baterías de Tesla además podría encajar células ligeramente más grandes que almacenan más energía.

En teoría es posible conseguir más del doble de la autonomía que ofrecen las baterías de ión-litio cambiando su química o su estructura fundamental (ver Una batería podría duplicar el alcance de los coches eléctricos). Eso es porque en los diseños actuales, el material de almacenamiento de energía activo, el litio sólo representa una pequeña proporción de toda la batería. La mayoría se dedica a almacenar y proteger el litio y proporcionar caminos para la corriente eléctrica, Se podría reducir en mucho la cantidad de material de apoyo necesario.

Pero ha sido difícil conseguir estos cambios en los materiales de batería porque aumentando la capacidad de almacenamiento se suele conseguir que las baterías sean menos seguras, más difíciles de fabricar o menos duraderas. Por ejemplo la start-up A123 Systems, que recaudó cientos de millones de dólares de inversores y del gobierno antes de declararse en bancarrota en 2012, se fundó en 2011 con la promesa de crear nanomateriales capaces de multiplicar el almacenamiento de energía por 10. Pero no pudo fabricar estos materiales así que se pasó a otros con una densidad energética mucho menor cuyas ventajas eran la seguridad y la velocidad de carga.

El director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, ha dicho muchas veces que las nuevas químicas de batería tienen demasiada fama para el valor real que suponen. Y apuesta porque no serán mejor que las pequeñas mejoras en un futuro próximo. En Reno, Nevada, Tesla está construyendo la mayor fábrica de baterías de ión-litio del mundo, que se dedicará a fabricar baterías convencionales.

 

www.technologyreview.es – INNOVAticias

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés