La ESA lanzará un avión espacial para probar tecnologías de reingreso en la atmósfera

El Intermediate eXperimental Vehicle será lanzado hasta una trayectoria suborbital, en una misión para proporcionará datos de vuelo vitales para seguir adelante en los sistemas y tecnologías avanzadas para el desarrollo de sistemas de transporte del futuro.

La Agencia Espacial Europea lanzará el 11 de febrero desde Kourou (Guayana Francesa) un cohete Vega para probar tecnologías de reingreso en la atmósfera con su avión espacial no tripulado, el IXV.

El Intermediate eXperimental Vehicle será lanzado hasta una trayectoria suborbital, en una misión para proporcionará datos de vuelo vitales para seguir adelante en los sistemas y tecnologías avanzadas para el desarrollo de sistemas de transporte del futuro.

El 23 de octubre, la decisión de posponer el lanzamiento fue tomada por los responsables del lanzamiento como resultado de preocupaciones sobre la seguridad que requerían un análisis adicional. Una trayectoria alternativa de lanzamiento resolvió el problema, informa la ESA.

«Los preparativos del lanzamiento se han reanudado», dijo José María Gallego Sanz, jefe de la campaña de lanzamiento del IXV. «Las baterías que fueron retiradas del vehículo han sido recogidas de una cámara frigorífica, cargadas y reinstaladas. No se necesitan pruebas adicionales, IXV está listo para volar», dijo.

La misión tendrá una duración de 100 minutos desde el despegue al aterrizaje. Con un peso en torno a dos toneladas y el tamaño de un coche, IXV se ajusta perfectamente al interior del carenado de protección de Vega. La concha de dos piezas se abrirá para liberar el avión espacial a una altitud de 320 kilómetros.

IXV volará en inercia hasta 420 kilómetros y luego comenzará su fase de reentrada, registrando una gran cantidad de datos a partir de numerosos sensores convencionales y avanzados.

La velocidad de entrada de 7.5 km/s a una altitud de 120 kilómetros creará las mismas condiciones que las de un vehículo que regresa de la órbita baja. IXV se deslizará a través de la atmósfera a una velocidad hipersónica para probar nuevas tecnologías de reentrada antes de desplegar los paracaídas para frenar el descenso hasta un amerizaje seguro en el Océano Pacífico.

El buque de recuperación Aries está estacionado en la isla Flamenco en Panamá. En el último mes, la tripulación ha estado probando el equipo para izar al IXV fuera del agua. El equipo de recuperación de la ESA se embarcará el 25 de enero para que el barco zarpe en la última etapa de su viaje al lugar de recuperación.

 

EP – INNOVAticias

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés