PacMap, un original juego para ‘smartphone’

PacMap, utiliza el sensor GPS del teléfono inteligente para determinar la ubicación de un jugador en OpenStreetMap. Después superpone una rejilla PacMan en la red local de la calle en un rango de 200 metros del jugador y distribuye las monedas de oro a lo largo del camino. A continuación el jugador tiene que correr a través de las calles para recoger las monedas y evitar a los fantasmas generados por ordenador que también recorren el laberinto en busca del jugador.

Cualquiera que haya crecido en la década de 1980 sabrá quién es PacMan, el juego tipo arcade en el que los jugadores utilizan un joystick para guiar a un diminuto personaje amarillo a través de un laberinto de dos dimensiones. A medida que se mueve, el personaje debe ir tragándose monedas de oro y evitar ser aniquilado por unos fantasmas que también pululan por el laberinto.

La popularidad y características de juego de PacMan lo convirtieron en uno de los juegos clásicos de la década de 1980, y está entre los más influyentes de todos los tiempos.

Así que no es de extrañar que varios grupos hayan tratado de reinventar el juego para el mundo moderno. Thomas Chatzidimitris y varios colegas de la Universidad del Egeo (Grecia) nos revelan cómo han abordado la cuestión. El equipo ha creado una versión para Android del juego que utiliza tecnología de teléfono inteligente para convertir a PacMan en un juego de persecuciones en el mundo real.

- Advertisement -

El juego, llamado PacMap, utiliza el sensor GPS del teléfono inteligente para determinar la ubicación de un jugador en OpenStreetMap. Después superpone una rejilla PacMan en la red local de la calle en un rango de 200 metros del jugador y distribuye las monedas de oro a lo largo del camino. A continuación el jugador tiene que correr a través de las calles para recoger las monedas y evitar a los fantasmas generados por ordenador que también recorren el laberinto en busca del jugador.

Esa es una idea simple pero que requiere cierta sutileza en su implementación. Los fantasmas son de dos tipos. Los primeros se mueven al azar por la rejilla, con la esperanza de atrapar al jugador por accidente. Calcular sus rutas es sencillo utilizando algoritmos estándar.

El segundo tipo de fantasma, de color rojo, en realidad sigue al jugador. Una forma de hacerlo sería utilizando servicios de mapas comerciales para determinar la ruta más corta hacia el jugador y luego perseguirlo.

Pero cuando la ubicación del jugador cambia, el fantasma (y su servicio de mapas) tiene que volver a hacer los cálculos. Y eso resulta problemático porque estos servicios limitan el número de consultas que puede hacer un teléfono en un momento dado.

Así que el juego calcula la ruta más corta por sí mismo, extrayendo la topología de la red y después utilizando un algoritmo de ruta más corta estándar para hacer los cálculos. El juego vuelve a calcular las rutas del fantasma cada vez que el jugador cambia de dirección.

Chatzidimitris señala que un smartphone moderno puede manejar este tipo de cálculos con facilidad. Para un espacio de juego con 420 nodos, afirman que un Samsung Galaxy S4 puede hacer los cálculos en menos de 100 milisegundos.

PacMap no es un juego nuevo. Varios sitios web sugieren que fue lanzado en 2011 y ya no está disponible.

Sin embargo, Chatzidimitris dice que las técnicas que han desarrollado para sobrepasar las limitaciones de los servicios de mapas comerciales podrían ser utilizadas para cualquier juego de persecución basado en mapas en el futuro. «El uso de estas técnicas permite a los programadores y diseñadores desarrollar juegos basados en la ubicación o ​​en mapas, con escenarios flexibles y personajes virtuales inteligentes que se adapten dinámicamente al comportamiento de movimiento del jugador durante la partida», aseguraron en Proceedings of the International Conference on Pervasive Games, que tuvo lugar en Roma (Italia) este pasado octubre.

PacMap no es el primer intento por traducir PacMan al mundo real. En 2004 un equipo de Singapur desarrolló una versión del juego basada sobre el terrero en el que los jugadores usaban gafas de realidad aumentada con mochilas de suministro eléctrico para jugar al juego en las calles locales. Los jugadores podían elegir ser PacMan o los fantasmas, pero en la era presmartphone, el juego requería equipos de localización especializados y muchos ayudantes para poder funcionar.

El nuevo trabajo de Grecia pone las cosas más fáciles y podría ayudar a que una nueva generación juegos de persecución basados ​​en teléfonos inteligentes lleguen al mercado.

 

www.technologyreview.es – INNOVAticias

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés