Un innovador sistema de alerta rápida permite mejorar la seguridad de infraestructuras críticas

Nuevos sistemas de alerta rápida que amplían la zona de seguridad de las infraestructuras vitales pueden aumentar su protección frente a posibles intrusiones.

La sociedad actual obtiene energía de las centrales eléctricas, se desplaza a través de estaciones y aeropuertos, se abastece de agua de depósitos, infraestructuras todas ellas críticas. El proyecto financiado con fondos europeos ARGOS trabaja en el desarrollo de sistemas de alerta rápida que mejoren su seguridad. El método innovador que se sigue en el proyecto amplía la ‘zona de seguridad’ y permite que los operadores reciban señales de alerta en el mismo momento en el que surge un problema. En el proyecto han editado un vídeo en tres dimensiones para mostrar cómo se puede aplicar su investigación para lograr que las infraestructuras críticas se protejan aún más de intrusos.

La simulación, publicada en YouTube, muestra cómo el proyecto ha logrado crear un sistema que emplea técnicas complejas para calcular los factores de riesgo identificados por sensores instalados fuera del recinto de la instalación. Mediante técnicas de minería y fusión de datos y ‘motores basados en normas’, ARGOS, Advanced Protection of Critical Buildings by Overhauling Anticipating Systems, logró desarrollar un innovador sistema de seguridad de alerta rápida que permite que los operadores del emplazamiento vigilado estén al corriente de cualquier tipo de amenaza posible. Los motores basados en normas ‘enseñan’ al sistema qué alarmas son válidas y, de ese modo, el sistema ‘aprende’ y mejora con el paso del tiempo. El sistema reúne analítica e informática de última generación con el propósito de evitar falsas alarmas y así informar a los vigilantes de falsas alarmas como las provocadas, por ejemplo, por animales. Las reacciones pueden articularse tanto desde las propias instalaciones como a distancia.

Además de crear una tecnología capaz de evaluar riesgos reales, ARGOS también persigue soluciones de bajo consumo energético para que puedan funcionar incluso en entornos en los que no siempre se dispone de una fuente de alimentación. Sus investigadores han logrado sus propósitos mediante el empleo de algoritmos de eficiencia energética, comunicaciones de bajo consumo y redes de sensores autoalimentadas. Los sensores de vídeo pueden activar modos en ‘espera’ y la microelectrónica implicada se ha optimizado para que sea más eficiente desde el punto de vista energético. La integración de todos los elementos anteriores ha dado lugar a un sistema que garantiza la seguridad de las instalaciones críticas aun cuando tengan varios kilómetros de perímetro sin personal de seguridad presente.

- Advertisement -

La tecnología también puede emplearse en instalaciones hidroeléctricas y portuarias para prevenir ataques procedentes del mar o desde cargueros amarrados en el puerto. La tecnología de ARGOS también es de utilidad para oleoductos, instalaciones energéticas y reactores nucleares y es capaz de detectar ataques aéreos. Mediante sensores infrasónicos se detecta la dirección en la que se está desplazando cualquier vehículo y mediante cámaras de infrarrojos y escáneres de láser ajustados con precisión se pueden obtener datos precisos durante la noche y en la niebla. El proyecto, activo desde principios de 2014 hasta finales de 2015, está dotado con 3,5 millones de euros de inversión procedentes del Séptimo Programa Marco (7PM).

 

www.madrimasd.org – INNOVAticias

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés