Aeropuertos del futuro, más inteligentes y cómodos

La tendencia actual apunta hacia aeropuertos dotados con las tecnologías de la información más avanzadas.

A la hora de coger un vuelo la principal preocupación del viajero es evitar colas y esperas. Pero gestionar los millones de pasajeros que pasan por un aeropuerto internacional cada año supone una tarea compleja. El número de personas que los utilizan crece además de forma sostenida cada año y las medidas de seguridad se hacen cada vez más estrictas.

   Este incremento de pasajeros está llevando a los aeropuertos a reorientar además su negocio para no solo dar servicio a las aerolíneas, sino también a los pasajeros.

   Para poder dar estos servicios es preciso «optimizar la gestión de grandes volúmenes de datos que mejoren la coordinación entre los trabajadores del aeropuerto y a su vez, puedan ofrecer servicios que atiendan las necesidades de los pasajeros durante su paso por él», el experto en soluciones de Aeropuertos de Indra Juan Francisco García López.

- Advertisement -

   Este experto señala que el big data, el análisis de datos así como el empleo de avanzados centros de control son ya herramientas imprescindibles y que la tendencia actual apunta hacia aeropuertos dotados con las tecnologías de la información más avanzadas.

   De la implantación de estos sistemas depende su rentabilidad, eficiencia y atractivo para convertirse en base de operaciones de las aerolíneas. A esto se suma además que un aeropuerto es la primera carta de presentación de un país y un importante activo para su economía.

   El cerebro de las operaciones de un aeropuerto es hoy por hoy, según explica García López, la base de datos de operaciones aeroportuarias (AODB). Este sistema se encarga de planificar y supervisar en tiempo real, cada uno de los vuelos del aeropuerto, así como el uso de sus recursos asignados: puerta de embarque, mostrador de facturación, cintas de recogida de equipajes, etc. Todos los datos se registran aquí.

   A esta solución se suma otro elemento clave para aquellos aeropuertos en los que la demanda de recursos exige una gestión especial, el sistema de gestión de recursos aeroportuarios (RMS), encargado de ofrecer asignaciones automáticas de los citados recursos.

   Estos sistemas se complementan con avanzados sistemas de toma de decisiones colaborativas (A-CDM). Este tipo de plataforma permite al personal encargado de la gestión de operaciones, compartir información de forma ágil y mejorar su coordinación. Controladores, coordinadores aeroportuarios, personal de aerolíneas, seguridad y los equipos que trabajan en las pistas, pueden coordinarse para lograr una mayor puntualidad y calidad del servicio.

TABLETS, APPS Y CONTROL BIOMÉTRICO

   Otra importante pieza de este puzle tecnológico la integran las soluciones que ofrecen información al usuario. El viajero debe tener acceso de forma sencilla y clara a los detalles de su vuelo, saber cuál es el mostrador de su aerolínea, la puerta de embarque y cómo moverse por el aeropuerto sin dificultad. En este sentido, a los tradicionales sistemas de kioskos de información o paneles informativos se han venido a sumar la posibilidad de facilitar todos estos datos directamente a través de la táblet o el móvil, utilizando aplicaciones descargables. Todo esto facilitará la reducción del estrés durante su estancia en el aeropuerto.

   Otro ámbito en el que se ha desencadenado una auténtica carrera tecnológica es el de la seguridad. Al circuito de cámaras que controlan las instalaciones, parking y pistas se suma los sistemas biométricos que ya se están instalando para facilitar el paso por frontera, comprobación de documentos o los sistemas que se están instalando para controlar el contenido de equipajes. Estas soluciones están intentando reducir las molestias al viajero y las esperas que implican los mayores controles de seguridad. Barajas, El Prat o Málaga son algunos de los aeropuertos españoles que ya utilizan los sistemas de Indra para validar documentos de viajeros.

   Pero si el cerebro de un aeropuerto lo integra una base de datos, el corazón de la gestión de un aeropuerto se encuentra hoy en día según el experto de Indra, en los avanzados centros de control que se están implantando. Desde ellos se obtiene una visión de conjunto de lo que está ocurriendo en cada momento en los 3 procesos principales de todo el aeropuerto: la aeronave, el pasajero y el equipaje. En él se coordinan y colaboran todos los responsables de las diferentes áreas, desde líneas aéreas hasta los servicios de mantenimiento, pasando por las fuerzas de seguridad. En los centros de control se supervisa la actuación de todas las personas que trabajan en el aeropuerto. «Es casi como gestionar una ciudad que visitan cada año millones de personas» asegura desde esta compañía.

   Como se puede observar, los operadores quieren hacer de la espera en sus aeropuertos algo agradable y que ofrezca una nueva fuente de ingresos, por lo que están facilitando todo tipo de servicios, lugares de ocio y de compras en sus instalaciones.

   Por otro lado, desde Indra se trabaja ya en la siguiente generación de sistemas de gestión aeroportuaria. La compañía es una de las empresas con más peso dentro del proyecto SESAR, el pilar tecnológico de la construcción del cielo único europeo. En este programa uno de los retos que se plantea es lograr que los aeropuertos no se conviertan en cuellos de botella para el tráfico aéreo y que los pasajeros puedan utilizarlos con facilidad. En los próximos años veremos salir de él las tecnologías que se implantarán en los aeropuertos del futuro.

 

EP – INNOVAticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés