Un medicamento que se usa para la diabetes puede reducir el riesgo de Parkinson

Los expertos creen que este es el primer estudio que muestra la posible relación entre el uso de glitazona y la incidencia de la enfermedad de Parkinson en las personas.

Un tipo de medicamento que se usa para tratar la diabetes puede reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, según ha mostrado una investigación dirigida por la Escuela Londinense de Higiene y Medicina Tropical (Reino Unido).

   El trabajo, publicado en ‘PLoS Medicine’, ha señalado que los pacientes con diabetes que toman los antidiabéticos glitazona (ya sea rosiglitazona o pioglitazona) tienen un 28 por ciento menos de riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson, que las personas que toman otros tratamientos para la diabetes y que nunca han tomado glitazonas.

   Las glitazonas son una clase de fármacos que activan la proliferación gamma-activado (PPAR) receptor de peroxisoma, el cual se encuentra dentro de las células en muchos órganos diferentes del cuerpo. La activación de PPAR por glitazonas conduce a la reducción de la resistencia a la insulina, útil para tratar a las personas con diabetes.

- Advertisement -

   Ahora bien, aunque el efecto potencial de las glitazonas sobre la enfermedad de Parkinson ya había sido demostrado en ratones e ‘in vitro’, los autores creen que este es el primer estudio que muestra la posible relación entre el uso de glitazona y la incidencia de la enfermedad de Parkinson en las personas.

ANÁLISIS REALIZADO ENTRE 1999 Y 2013

   Para llevarlo a cabo, los expertos analizaron, desde 1999 hasta el 2013, a más de 160.000 diabéticos en el Reino Unido, de los cuales 44.597 usaban glitazona y 120.373 otros medicamentos antidiabéticos.

   Los resultados mostraron una reducción del 28 por ciento en la incidencia de la enfermedad de Parkinson entre las personas que tomaban glitazonas en comparación con los que recibieron otros tratamientos antidiabéticos. Asimismo, los ajustes para los factores de riesgo asociados con la enfermedad de Parkinson (incluyendo fumar y lesión en la cabeza) no tuvieron un impacto en los resultados.

   «Nuestros resultados proporcionan una evidencia que esperamos que sirva para la creación de posibles tratamientos farmacológicos para la enfermedad de Parkinson. Se cree que alrededor de una de cada 500 personas se ven afectadas por el Parkinson y, hasta la fecha, no hay tratamientos efectivos para abordar directamente el aspecto neurodegenerativo de la enfermedad», ha aseverado el autor principal, Ian Douglas.

   Ahora bien, los investigadores han reconocido que una de las limitaciones de su trabajo es que sólo han incluido a pacientes con diabetes que no habían sido diagnosticados con la enfermedad de Parkinson cuando comenzaron a tomar glitazonas, y por lo tanto no se puede asegurar que tomar el medicamento retrasa o previene la progresión de la enfermedad.

 

EP – INNOVAticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés