La nación espacial Asgardia busca poner en órbita un satélite de almacenamiento de datos, fuera de las leyes terrestres

El pasado octubre de 2016 se propuso la creación de Asgardia, una estación espacial con sus propias leyes y gobierno cuya máxima sería el desarrollo científico e impedir el contagio de los conflictos terrestres al espacio. Aunque esta idea del científico ruso Mikhail Spokoyny parece sacada de una película de ciencia ficción, la primera nación espacial va tomando forma poco a poco.

Asgardia, el proyecto que busca crear la primera nación espacial, ha dado un nuevo paso para la formación de la comunidad ha sido una propuesta remitida a la ‘Federal Communications Commission’ (FCC) de Estados Unidos, con el objetivo de lanzar un satélite de almacenamiento de datos que operase fuera de las leyes de la Tierra.

El pasado octubre de 2016 se propuso la creación de Asgardia, una estación espacial con sus propias leyes y gobierno cuya máxima sería el desarrollo científico e impedir el contagio de los conflictos terrestres al espacio. Aunque esta idea del científico ruso Mikhail Spokoyny parece sacada de una película de ciencia ficción, la primera nación espacial va tomando forma poco a poco.

El documento que ha recibido la FCC adelanta que los fundadores de Asgardia utilizarán un modelo de satélite CubeSat, un dispositivo cúbico que destaca por su pequeño tamaño –apenas 10 cm en cada arista y de un kilo de peso–. Los científicos pretenden lanzar este satélite artificial –bautizado Asgardia-1– para septiembre de 2017 en una misión de suministro a la Estación Espacial Internacional.

Según el informe, el satélite Asgardia-1 estará equipado con un disco duro de 512 GB ya cargado con datos, aunque se desconoce el contenido de los mismos. El mismo documento también afirma que el objetivo de la misión es «demostrar el almacenamiento a largo plazo de datos en órbita terrestre baja», aunque reconoce que será una misión corta pues «en cinco años la fricción atmosférica arrastrará al satélite y lo quemará».

Aún así, el lanzamiento de este satélite aún no está cien por cien asegurado. «Asgardia debería encontrar primero un país para lanzar el satélite que no sea firmante de tratados espaciales», afirma el profesor de derecho espacial Marj Sundahl, en declaraciones a Motherboard.

Nombrada en honor a la residencia de los dioses nórdicos, Asgardia ha recibido más de 186.000 solicitudes de ciudadanía en su página web desde su creación en octubre de 2016. Unos cinco mil de estos solicitantes son españoles, lo que convierte a España en el octavo país del mundo con más personas que quieren ser ‘asgardianos’.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés